Es más común de lo que crees. En alfombra, en la ropa o en el mantel. Como sea, brindar siempre es un acto de felicidad así que no hay que oscurecer el momento. Porque hay una realidad: no hay mancha de vino tinto imposible de eliminar.

Las manchas de vino tinto en la ropa y en los manteles son unas de las más frecuentes y, también, de las más temidas. Pero existen trucos eficaces para quitarlas y hacer que la ropa o las piezas de mantelería luzcan como nuevas.

Antes de desechar tus manteles o gastar dinero en productos que tal vez dañen la fibra, prueba alguno de los siguientes trucos para recuperarlos cuando tienen manchas de vino tinto.

Sal de mesa

Hay que limpiar la mancha de vino tinto rápidamente, antes de que se haya secado. Uno de los trucos para hacerla desaparecer es recurrir a la sal de mesa. Si se aplica directamente sobre la mancha ayudará a que la humedad se absorba evitando que se extienda por el tejido.

Vino blanco

Hay que empapar la zona manchada con vino blanco. Los taninos del vino blanco ayudan a neutralizar los taninos del vino tinto. Se debe humedecer un trapo limpio o una esponja en vino blanco y dar pequeños golpecitos con ella sobre la zona manchada. Evita restregar la mancha de vino tinto para que esta no se extienda. Después, se deja actuar al vino blanco durante unos minutos y se lava la prenda afectada con agua y jabón.

La aplicación de vino blanco sobre la mancha será siempre nuestra primera opción. Porque los taninos del vino blanco ayudan a neutralizar la tinción provocada por los taninos del vino tinto.

Bicarbonato sódico

Como complemento a la opción del vino blanco, se puede aplicar una pasta espesa de bicarbonato y agua sobre la mancha. Se deja que la mezcla actúe durante unas horas y después se lava la prenda con normalidad.

Leche anti manchas de vino tinto

Es un método muy eficaz para erradicar las manchas de vino, una vez este ha secado. Hay que introducir la prenda en un recipiente con leche y dejarla en remojo. Se deja inmersa hasta que la mancha ha desaparecido y, después, se lava.

Agua hirviendo

Hay que poner a calentar agua hasta que obtenga el punto de ebullición y sumergir la parte afectada de tejido. Se puede añadir jabón líquido. Cuando el agua pierda temperatura, la prenda se lava.

Puedes enviar información a: redaccion@mujerdelsur.cl

También te puede interesar:

Daniela De Pablo: Así se levanta la copa del vino natural

 

 

Artículo anteriorMeditación: educar la mente para envejecer bien
Artículo siguienteYenifer Chaura Maldonado: la ilustración en pintura sobre loza
Sala de redacción de Mujer del Sur