perros junto a anciana en silla de ruedas

La domesticación de los perros comenzó hace 12 mil años. Desde entonces estos animales han tenido diferentes funciones, pastores ovejeros, vigilantes, perros de caza, de trineo, etc. Sin embargo, en estos tiempos es su desempeño como animal de compañía el más necesario.

Los perros como mascotas forman parte de nuestra vida. Ellos satisfacen una de las necesidades más importante de los seres humanos, la de cariño. Es indudable que entre las personas y los perros se establece un profundo vínculo afectivo. Por esa razón en muchos hogares de ancianos ahora permiten que las mascotas estén junto a los residentes del lugar.

El salvaje llamado de la amistad

De hecho, el tema de la soledad en el adulto mayor y cómo junto a una mascota esta sensación se desvanece. Es tratada como parte de uno de los ejes del filme recientemente estrenado en Chile; “El Llamado Salvaje”, inspirada en la celebre novela de Jack London “Colmillo Blanco”, donde un hombre que ha perdido a su hijo supera ese dolor gracias a la interacción con un canino llamado Buck.

Perro Buck filme El llamado salvage
El Llamado Salvaje con Harrison Ford

En un estudio realizado por la Universidad de Rovira en Tarragona, España, sobre la efectividad de la terapia asistida con perros en personas de la tercera edad. En un grupo de 16 personas y un grupo control de 12. Se comprobó que en efecto este tipo de terapias generaba beneficios en la salud de los pacientes.

Beneficios de la terapia con perros en ancianos

Entre los beneficios que se registraron se cuentan; un incremento de la interacción social con las otras personas relacionadas también con las mascotas, mejoras en las medidas del funcionamiento global de las personas, (capacidades motrices, de atención y disposición a interactuar, estad de salud general), reducción de la percepción de soledad. Incluso se midió en el grupo objetivo una disminución de la presión arterial y aumento de los neuroquímicos asociados con la relajación y la vinculación. Una menor agitación.

En las terapias con perros los animales juegan un papel esencial, al actuar como agentes socializadores y facilitar el juego. Proporcionan la sensación de comodidad, lo que facilita la interacción y comunicación entre los ancianos y el terapeuta. Los perros además facilitan el recuerdo de hechos pasados, son un catalizador de emociones y aumentan la autoestima.

Antes de iniciar este tipo de terapias con perros debe comprobarse que la persona no le tiene miedo a los animales.

Imagen de TheOtherKev

Para enviar información:

redaccion@mujerdelsur.cl

También te puede interesar

La suerte, el año bisiesto y los saltos del calendario

 

Dejar una respuesta

Por favor escriba su comentario
Por favor introduzca su nombre aquí