Gracias al apoyo de su familia y de su casa de estudios, la Universidad de Concepción, donde estudia Ingeniería Civil Aeroespacial, hoy Tatiana López cumple un sueño que añora hace muchos años, cuando imaginaba convertirse en astronauta.

La estudiante de Ingeniería Civil Aeroespacial de la Universidad de Concepción y Mentora de la Red PROVOCA, Tatiana López, clasificó. La noticia emociona porque las pruebas han sido muy exigentes y abren una oportunidad a la que pocos acceden. Hoy es una de los 9 jóvenes finalistas para integrar la Misión Asclepios II en Suiza, un proyecto que recreará las condiciones para resolver desafíos en el Polo Sur de la Luna.

Es chilena y es la única mujer latinoamericana finalista del desafío que se realizará en Suiza en julio de 2022. Tatiana López fue seleccionada como una de los nueve jóvenes para participar en la misión Asclepioss II, un programa exclusivo para estudiantes que entrena astronautas de forma análoga. El proyecto es liderado por el Instituto Federal de Tecnología de Lausanne (EPFL) junto a la Agencia Espacial Europea (ESA) y busca contribuir al mundo de la exploración espacial y capacitar a los astronautas del mañana.

El 4 de septiembre de 2021 Tatiana López se integró a la Misión Asclepios. Fue finalista entre 18 jóvenes de todo el mundo y en octubre se anunció su participación entre 9 entusiastas estudiantes. Seis de ellas son mujeres (de Estados Unidos, Marruecos, Sudáfrica, Austria, España y Chile) y 3 hombres (de Inglaterra, Alemania y Suiza).

En Suiza tuvo la oportunidad de conocer a Claude Nicollier, primer astronauta suizo, con quien coincidió en la maravillosa experiencia de compartir su testimonio con otras generaciones. Este año, se integró a la Red de Mentoras PROVOCA, una iniciativa que lidera AUI/NRAO, socio norteamericano del observatorio ALMA, que con apoyo de LideraMujer, capacita a mujeres que se forman o se desempeñan en disciplinas STEM (ciencia, informática, ingeniería y matemática) para inspirar y guiar a otras generaciones de niñas y mujeres con inquietud y vocación científica.

Te puede interesar: Cambiar la visión respecto al género comienza en la crianza

Entrenamiento extremo

La joven comparte las experiencias vividas durante esta carrera para integra la Misión Asclepios. “En Suiza fue de gran ayuda la formación que he tenido en PROVOCA, ya que parte importante de las entrevistas buscaban descubrir nuestras habilidades de trabajo colaborativo y liderazgo, ya que si estuviéramos en un lugar tan agreste como es el Espacio, solo dependeríamos de la tecnología y de las personas que trabajan con nosotros”, explica.

También señala: “Más allá del desafío físico y mental que supone este entrenamiento, rescato la posibilidad única de conocer a grandes exponentes de la astronáutica y el testimonio de vida de jóvenes como uno, en distintos rincones del planeta. Tuvimos que realizar desde un exhaustivo examen neurológico, físico, de visión y audición; hasta pruebas físicas de resistencia, fuerza y velocidad; así como entrevistas con psicólogos y psiquiatras de la NASA, especializados en ambientes extremos”.

Durante dos semanas de intenso trabajo, los jóvenes seleccionados para la Misión Asclepios, enfrentaron pruebas como resolver un puzzle bajo el agua, memorizar mapas e instrucciones en tiempo récord, y poner en práctica habilidades blandas como pensamiento crítico, resolución de problemas bajo estrés y trabajo en equipo.

En noviembre de este año retomará su entrenamiento remoto y se preparará acerca del manejo de procedimientos y experimentos. Después concurrirá presencialmente a Suiza, entre febrero y julio de 2022, cuando terminará su entrenamiento.

Tatiana López se confiesa agradecida no solo de esta oportunidad de hacer real su sueño de niña. Concluye: “Si no logro llegar a la meta, al menos quiero sentir que fue un trabajo bien hecho de inicio a fin, dándolo todo. Con mis compañeros de la Misión Asclepios construimos una especie de familia, conociendo desde lugares hermosos en Los Alpes, hasta forjar una linda amistad que trasciende culturas e idiomas. Esta ya es mi pequeña Luna en la Tierra”.

Fuente: Gestión de prensa. AUI/NRAO, socio norteamericano Observatorio ALMA. Red de Mentoras PROVOCA

Artículo anteriorMaría Ressa, Premio Nobel de la Paz: la batalla por la verdad
Artículo siguienteLa crisis climática aumenta el hambre de manera exponencial
Sala de redacción de Mujer del Sur

Deja un comentario