Más de 70 demandas fueron desplegadas en todo Santiago como parte de las acciones previas al 8 de marzo. Algunas de ellas son: Aborto libre y legal (en la Estación Universidad Católica), Constitución feminista (en Universidad de Chile), Derechos culturales (en Bellas Artes), Newentuleaymvn pu zomo (en Franklin).

Este 1 de marzo amaneció como un Súper Lunes Feminista. Decenas de mujeres y disidencias sustituyeron los nombres de las estaciones del Metro de Santiago por demandas y consignas. La acción se desarrolla como antesala al llamado a huelga del próximo 8 de marzo, Día de las Mujeres Trabajadoras.

La intervención a los nombres de las más de 70 estaciones del tren subterráneo se realizó este Súper Lunes Feminista. Pero no es la primera vez que se realiza. En 2019 la Coordinadora Feminista 8M (CF8M) renombró toda la red en memoria de decenas de mujeres y disidencias. Así, por ejemplo, Universidad de Chile fue cambiada a Elena Caffarena, Cerrillos recordó a Luz Donoso y Baquedano pasó a llamarse estación Violeta Parra.

Durante este Lunes Feminista las estaciones de todas las líneas fueron nuevamente renombradas, pero esta vez con demandas, deseos y consignas de distintos ámbitos del programa de la huelga general feminista discutidos en el Encuentro Plurinacional de Las y Les que Luchan que en su tercera versión contó con cientos de participantes de todo el país de manera virtual. Entre los 16 ejes del Programa se encuentran: Derechos sexuales y reproductivos, Derecho a la ciudad y a la vivienda, Arte y cultura, Violencias patriarcales, Migración y refugio, entre otros.

Intervenciones y manifestaciones 

Es así como las estaciones Los Libertadores, Quilín, Santa Ana y Baquedano aparecieron este Lunes Feminista con sus nuevos nombres: Sistema Plurinacional de Cuidados, No+ violencia político sexual, Libertad sindical y Dignidad.

Javiera Manzi, vocera de la Coordinadora Feminista 8M, explicó que se trata de una acción relámpago donde “nos hemos llamado desde distintos territorios a construir el mapeo de estos deseos que vamos levantando en una lucha de largo aliento y que hoy, en pleno proceso constituyente y en medio de la revuelta, volvemos a poner por delante para este 8 de marzo”.

Respecto a los nombres, explicó que “cada estación ha sido nombrada junto a distintas organizaciones feministas, de mujeres y sindicalistas que se sumaron para construir una cartografía colectiva y común. Escuela Militar es desde ahora la estación ‘Verdad, Justicia y Reparación’. Pedro de Valdivia lo cambiamos desde el deseo profundo de la desmonumentalización de la revuelta y nos llamamos a ‘Descolonizar la ciudad’.

Durante este Lunes Feminista la estación Universidad Católica cambia su nombre provocadoramente por ‘Aborto libre y legal’. Y Plaza de Armas es rebautizado por organizaciones migrantes como ‘Ninguna migrante es ilegal’. Así vamos construyendo estas intersecciones, cruces y líneas que van constituyendo la diversidad de demandas que hemos ido impulsando y que hablan de nuestra vida entera y de nuestro deseo de transformarla en lo más profundo”.

En esta acción, impulsada desde la Brigada Laura Rodig de la Coordinadora Feminista 8M, participaron también organizaciones como Feministas Providencia, Cabildo Tajamar, Comité Trabajadoras y Sindicalistas, Comité de Salud, Asamblea Brasil, Red de Mujeres Mapuche, Colocolinas Irene Velazquez, Coordinadora 19 de diciembre, Asamblea Feminista Yungay, Coordinadora Nacional de Inmigrantes, RACH, Sororas revolución Pudahuel, MAPA, Cooperativa desbordadas, Coordinadora Nacional de Inmigrantes, Asamblea feminista plurinacional, Sitrauch, Autoconvocadas de Macul, Agrupación La Once, Colectiva feminista de Peñalolén, Red Chilena Contra la Violencia Hacia las Mujeres, Territorio constituyente y Vinculación Lo Espejo.

Fuente: Prensa CF8M 2020

Artículo anteriorCómo reconocer los problemas de salud mental del adolescente
Artículo siguienteXimena Espinoza: una invitación a organizarnos con agendas personalizadas
Sala de redacción de Mujer del Sur