"El terapeuta ocupacional se posicionó virtualmente en los hogares y empoderó a familiares y cuidadores, desafiando el ingenio para rehabilitar conjuntamente con ayuda de recursos domésticos del hogar".

Desde 2010, cada 27 de octubre se visibiliza el trabajo de los profesionales del área. Este año, la Federación Mundial de Terapeutas Ocupacionales impulsa la campaña “Participa, sé tú”, enfocada en la diversidad y la inclusión. Paula Torrico, directora de la carrera de Terapia Ocupacional UC, reflexiona en torno al tema.

Por: Paula Torrico

Desde el 2010 la Federación Mundial de Terapia Ocupacional (WFOT sigla en inglés) conmemora el Día Mundial de Terapia Ocupacional, con el objetivo de visibilizar el trabajo y desarrollo de esta profesión, así como la de generar y difundir actividades locales, nacionales e internacionales.

En 1959 la Federación Mundial fue admitida oficialmente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y en 1963 por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). La WFOT es el organismo de  terapia ocupacional  que establece el estándar internacional para mejorar su práctica, su reconocimiento y comprensión en el contexto  más amplio de la salud. Es una red global de 105 organizaciones miembros, que representan a 600.000 terapeutas ocupacionales alrededor del mundo.

Este año, la Federación Mundial de Terapeutas Ocupacionales impulsa esta campaña bajo el llamado “Participa, sé tú”, en inglés “Belong. Be you”; enfocando la convocatoria a la diversidad y la inclusión. Promover el valor de la diversidad y la inclusión para construir comunidad y resiliencia. Desde ahí el propósito en Chile de establecer un estándar de excelencia para la práctica de la disciplina, promoviendo la educación y la investigación.

La Federación Mundial define la Terapia Ocupacional como la profesión que promueve la salud y el bienestar a través de la ocupación. El principal objetivo de la terapia ocupacional es capacitar a las personas para participar en las actividades de la vida diaria. La “ocupación” es definida como las actividades que la persona realiza a lo largo del día, las cuales están relacionadas con los roles y con los contextos físicos, sociales y culturales.

La terapia ocupacional implementa intervenciones tempranas y no farmacológicas para reducir las secuelas ocasionadas por distintas enfermedades o accidentes, en equipos multi e ineterdisciplinarios; contribuyendo a que los pacientes recuperen la autonomía para desempeñarse en la vida diaria, más allá del retorno laboral.

La pandemia nos ha brindado nuevos aprendizajes y desafíos. Hoy tenemos como disciplina un código Fonasa que nos permite dar seguimiento a los pacientes desde su hogar, a través de la atención remota o telesalud, para lograr independencia funcional  y mejorar la autonomía en su vida cotidiana, además de empoderar a familiares cuidadores como agentes activos de su rehabilitación. El terapeuta ocupacional se posicionó virtualmente en los hogares y empoderó a familiares y cuidadores, desafiando el ingenio para rehabilitar conjuntamente con ayuda de recursos domésticos del hogar.

Del mismo modo, abrazamos nuevos retos para intervenir en espacios laborales y educacionales. La terapia ocupacional permite reducir los límites del entorno físico y adecuar los espacios y las comunidades a las condiciones y capacidades de toda persona. Sin duda, la autonomía es una herramienta invisible cuando enfrentamos situaciones adversas y solo se valora cuando vivimos en primera persona o a través de algún ser querido, algún tipo de discapacidad transitoria o permanente.

Precisamente esta anhelada “autonomía” en algo tan natural como vestirse, comer o moverse, es la gran meta que plantea la terapia ocupacional para cada persona, sin importar su edad o condición. El objetivo se orienta a lograr el máximo del desarrollo a nivel motor, sensorial y cognitivo, lo que le permitirá que de acuerdo con su etapa de vida se logre desempeñar adecuadamente en sus entornos, adaptarse a cada actividad con mayor independencia, en algunas oportunidades utilizando el medio y en otras complementando su funcionalidad con ayudas técnicas o asistivas.

* Paula Torrico es directora de la carrera de Terapia Ocupacional de la Universidad Católica de Chile.

Artículo anteriorCongreso de pacientes con enfermedades digestivas: trastornos, tratamientos y comunidad
Artículo siguienteProbióticos: el balance de las bacterias en el intestino
Sala de redacción de Mujer del Sur