“Las joyas con forma de araucarias, por ejemplo, son contemporáneas. También las que tienen color con piedras como lapislázuli. Originalmente el mapuche trabajaba el metal casi solo, no aplicaba piedras en las joyas. Todo lo que tenga piedras es contemporáneo. Todos los diseños antropomorfos que son joyas con muy poco diseño son piezas tradicionales. A más diseño son más contemporáneas”, Carlos Cuesta Arenas.

Evelyn Rivas y Carlos Cuesta Arenas  elaboran orfebrería mapuche tradicional y contemporánea en su Taller Rayen Quitral. Con tal calidad que su trabajo se proyecta más allá de su comunidad, el Nag Mapu de Viña del Mar. Actualmente ostentan el Sello Artesanía Indígena, que entrega el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, en colaboración con el Programa de Artesanía de la Universidad Católica.

Unidos desde muy jóvenes, Evelyn Rivas y Carlos Cuesta Arenas comparten su amor por la orfebrería mapuche. Él es artesano desde los 14 años y ella aprendió el oficio a su lado. “La abuela de mi señora se llama Elsa Quitral Espinoza. Tenía una hermana llamada María Georgina Quitral Espinoza, más conocida por su nombre artístico Rayen Quitran (Flor de Fuego)”, cuenta Carlos. “El nombre de nuestro taller es en honor a esa tía abuela de Evelyn. Fue una cantante lírica mapuche muy famosa, de Iloca, una aldea costera en la Región del Maule”.

El trabajo de esta pareja es muy apreciado por la calidad de las piezas tradicionales mapuches. Pero, además ambos diseñan y elaboran joyas de inspiración propia, con un estilo más innovador. “Tenemos una línea que reproduce la artesanía mapuche y otra que es de orfebrería contemporánea. En la primera solo usamos plata o alpaca. Cada diseño tiene un nombre junto con una simbología que es parte de la cosmovisión del pueblo mapuche. La segunda es creación propia, trabajamos con las piedras y diferentes metales (cobre, plata, alpaca, plata con oro, alambres)”.

Orfebrería mapuche: originaria y vital

Del Taller Rayen Quitral salen joyas como chawai (aros) y trapelakucha (aguja prendedora). Las joyas grandes y de mayor valor suelen ser adquiridas por mujeres mapuches, como la ñaña y las lamien. Sin embargo, la orfebrería mapuche gusta cada vez a más gente. “Esto es porque entienden y le tienen apego a la cultura originaria”, observa Carlos.

Una característica de la orfebrería mapuche es que hay mucha variedad de diseños y que estos tienen muchos detalles. “Las trapelacuchas por ejemplo llevan colgadas pequeñas piezas como flores (copihues y otras), pillanes (figuras antropomorfas) o chapitas. Uno va dibujando, siguiendo la línea original y antigua, como una reproducción. Luego pegamos en el metal los diseños, cortamos y pulimos. Es un trabajo de mucha lija, de sacar brillo, de lavar. Es bien delicado y no es rápido. Pero sí satisfactorio para nosotros que nos encanta hacer nuestra pega”.

“Cuando las personas no mapuches nos compran un diseño, les enseñamos primero que nada lo que se va a llevar. Que no es solamente una pieza decorativa sino parte de nuestra historia como pueblo mapuche. Tienen que saber lo que están usando, cómo se llama, qué significa. Uno como orfebre traspasa parte de nuestra historia. Siempre que puedo, día a día, traspaso el conocimiento de la cosmovisión de las joyas”.

Piezas femeninas y utilitarias

Otra singularidad de las joyas mapuches es el uso de la técnica del biselado o martillado. “Usamos herramientas pequeñitas para concretar los diseños. Es todo un proceso de diseño también, porque cada golpe tiene una representación. Hay formas de luna, flores, etc. Cada dibujo va teniendo un significado. Es un proceso lento, delicado, se trabaja mucho con buril que es un pinzón que permite dibujar sobre el metal”, explica Carlos.

El tema de los diseños es profundo y suele regirse por la visión del universo. “Tenemos el kultrun que representa todo lo que es la cosmovisión mapuche. Simboliza los cuatro elementos y también tiene que ver con las cuatro culturas originarias mapuches (pehuenches, huilliches, lafkenches y pikunches). Tiene todo un tema relacionado con el sol, la luna, las estrellas, la salida y las puestas del sol, las aves… todo está simbolizado en las piezas”, indica.

Otra característica de la orfebrería mapuche es que las joyas son casi exclusivamente para las mujeres. “Para ellos no hay mucha joyería. Más que nada utilizaban riendas, espuelas, bombillas para tomar mate. Ese tipo de cosas eran relacionadas con el metal para el hombre. Pero muchas joyas representan la dualidad entre lo masculino y lo femenino”.

“Las máscaras se llaman Kollón. Originalmente el mapuche también las trabajó en metal, pero las que más se conocen están hechas en piedra, madera y cuero. Nosotros las fabricamos en metal aplicándole elementos contemporáneos para mostrar cosas nuevas. Se pueden usar como prendedor, pero el Kollón originalmente lo usaban las personas sabias, las que iban traspasando el conocimiento. Había muchos diseños y eran decorados con plumas, bigotes, hojas, pelos de caballo”.

La historia de un retrafe

Evelyn Rivas nació en Valparaíso. Su abuela viajó hasta allí para trabajar y con el tiempo tuvo su familia. Pero les hablaba poco de su pasado. “Ella no contaba mucho por el tema de la discriminación, pero sabemos que descendía de los pueblos originarios del sur”, cuenta Carlos, quien, en cambio, no tiene ancestros mapuches.

“Antes de conocer a Evelyn siempre fui apegado a la cultura mapuche, no me identificaba como mapuche, pero me gustaba mucho. Cuando nos casamos renuncié a ser chileno y me adherí a la cultura mapuche. Siendo cónyuge de la persona uno puede acreditarse como indígena dentro de su Ley. Y me siento tan mapuche como cualquier peñi que se roce conmigo”, dice.

Ambos tienen un hijo de 28 años que es baterista egresado de la Escuela Superior de Jazz en Santiago. “Lo perdimos un poquito en lo que es el oficio, pero igual sabe”, dice Carlos. “Aprendió orfebrería, pero su mundo es la música. Así que aquí en el taller somos dos, no más. Y ya tenemos una trayectoria de más de 30 años trabajando”. Durante ese tiempo no solo han conservado los diseños originales mapuches. También han dado un importante aporte a la joyería mapuche contemporánea. “Estamos en el siglo XXI y como mapuches urbanos tenemos la capacidad de crear y añadir diseños nuevos. Y esos aportes también son permitidos dentro de la joyería mapuche”, finaliza.

Para conocer más sobre el trabajo de Evelyn y Carlos orfebres del Taller Rayen Quitral síguelos en su Instagran.

Para enviar información: redaccion@mujerdelsur.com

También te puede interesar:

Wiñol Tripantu: La naturaleza siempre apuesta por el equilibrio

 

Deja un comentario