mujeres indigenas reunidas

Los grupos indígenas y tribales del mundo tienen tres veces más probabilidades de padecer pobreza extrema que otras comunidades. Las mujeres indígenas por su parte se encuentran al fondo de todos los indicadores sociales y económicos, como las que más sufren la desigualdad.»

En América Latina y el Caribe los pueblos originarios constituyen más del 8,5% de la población. Proporcionalmente es el continente americano donde reside el mayor número de indígenas del mundo. Y lamentablemente es en este sector de la población donde se encuentra el mayor número de personas en situación de pobreza extrema. Así lo reveló el informe más reciente de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El documento publicado a partir de la Aplicación del Convenio sobre pueblos originarios y tribales 169 de la OIT afirma que los datos de nueve países latinoamericanos indican que los pueblos indígenas comprenden a cerca del 30% de las personas viven en pobreza extrema. El promedio mundial de poblaciones indígenas en esa situación es de 19%.

Las mujeres padecen más

El estudio señala también que en la región el 7% de las mujeres originarias vive con menos de 1,90 dólares diarios. De acuerdo con la OIT, estas mujeres  dependen desproporcionadamente de un empleo informal y que más del 85% de ellas sólo consigue trabajos informales, mal remunerados, o enmarcados dentro de la economía informal.

Además, los pobladores originarios tienen pocas oportunidades de conseguir un empleo de calidad. Tienen un 31,5% más de probabilidades de trabajar en la economía informal que los trabajadores no indígenas.

Indígenas ganan menos

El documento destaca que el salario de las personas indígenas con empleo remunerado está un 31% por debajo del de otros trabajadores, la mayor brecha salarial de las personas indígenas en el mundo.

El informe sostiene que uno de los principales problemas de estos pueblos es la desigualdad que enfrentan en materia de educación, con casi el 32% de los adultos que trabajan sin ningún tipo de estudios, un número que contrasta con el 13% de adultos no indígenas que no tienen formación alguna.

Pocos avances en 30 años

La OIT deplora que 30 años después de adoptado el Convenio Internacional sobre los derechos de los pueblos indígenas, éstos sigan siendo más proclives a la pobreza y a afrontar obstáculos en la esfera laboral, y advierte de la imperiosa necesidad de solucionar el gran flagelo que sufren esos colectivos. Sin embargo aclara que sólo el 15% de esas poblaciones vive en países cubiertos por ese pacto.

Contradicciones

La población primigenia mundial es de más de 476 millones de personas y, al contrario de lo que sus condiciones harían pensar, el 80% de ellas vive en países de renta media.

El estudio subraya que en la actualidad la subsistencia y actividades económicas de muchos pueblos primigenios se han transformado y que alrededor del 45% de los trabajadores indígenas están fuera del sector agrícola.

Otra conclusión es que, pese a su predominancia entre los pobres, a nivel mundial, los pueblos originarios tienen una tasa de participación laboral superior a la de sus contrapartes no indígenas (el 63,3%, frente al 59,1%). Sin embargo, estos números muestran diferencias sustanciales en cuanto a la calidad del trabajo. A menudo, los pueblos indígenas sufren malas condiciones de empleo y discriminación.

También te puede interesar:

Mujer menopáusica queda embarazada con sus propios óvulos

Display
Artículo anteriorComediante Taylor Tomlinson estrena en Netflix
Artículo siguienteTiny House una solución habitacional con estilo en Chile
Sala de redacción de Mujer del Sur

2 Comentarios

Deja un comentario