Los beneficios de incluir mujeres en puestos de liderazgo son clave para que las empresas atraviesen con éxito los tiempos de incertidumbre. El Informe Women in Business 2021 señala que la participación de las mujeres en el nivel directivo aumentó a un 31% en el mundo. Sin embargo, también encontró que durante la pandemia disminuyeron del 11% al 26% las políticas de diversidad de género.

El Informe Women in Business 2021 arrojó un aumento de mujeres en el nivel directivo durante el 2020. El estudio, que entrevista aproximadamente a 10 mil directivos de empresas de todo el mundo, concluyó que este año se alcanzó la cifra más alta de mujeres en cargos de alta jerarquía a nivel mundial. Un 31% en comparación al 29% que se mantenía desde 2019.

La experiencia de las mujeres en el mercado laboral durante la crisis sanitaria ha sido compleja. No solo se vieron más afectadas por los despidos y ceses de contratos. Las estadísticas demuestran que asumieron mayores responsabilidades que los hombres durante el confinamiento. Para muchas la modalidad de home office significó realizar tareas laborales y domésticas, como la educación en casa. Pese a estas circunstancias, el informe Women in Business 2021 demostró un avance en el ascenso de las mujeres en el nivel directivo.

Tal avance no solo es resultado de una lucha histórica de las mujeres en el nivel directivo, y en el mercado laboral en general, para disminuir la brecha de género. La coyuntura desafiante de la pandemia contribuyó a acelerar tendencias y actitudes que ya existían en el escenario empresarial. Como el trabajo flexible, la importancia de la diversidad en los equipos y la necesidad de un liderazgo más empático y transparente.

Actualmente nueve de cada diez empresas tienen al menos una mujer en sus equipos de dirección en el mundo.

Las implicancias del contexto no solo impusieron el trabajo desde casa y la virtualización de los procesos a través de servicios de web hosting. Muchas empresas debieron replantearse de raíz para afrontar los desafíos que presentaba la realidad.

Entre otras cosas, se cuestionaron los estilos de liderazgo vigentes. Se reconoció la importancia de contar con líderes comprometidos con el personal y comprensivos con las necesidades y circunstancias personales de su equipo. La empatía se posicionó como cualidad fundamental en los roles jerárquicos y se fomentó la formación de liderazgos diversos, especialmente en lo relativo al género.

Disminuyen las políticas de diversidad

Pero no todas las empresas confían en aceptar a las mujeres en el nivel directivo. Algunos negocios reportaron que ante las urgencias de la situación pandémica dejaron de aplicar políticas de diversidad de género. Las cuales estaban encaminadas a potenciar la carrera directiva de las mujeres en sus plantillas. La cifra aumentó del 11% al 26% durante 2020.

Ante esto, el informe Women in Business 2021 enumera tres acciones prioritarias que desarrollan las empresas comprometidas con la igualdad de género. Y recomienda ponerlas en práctica para transparentar el acceso de las mujeres en el nivel directivo. Y por tanto ofrecer de manera justa oportunidades de desarrollo laboral:

  • Crear una cultura inclusiva
  • Revisar métodos de contratación
  • Establecer objetivos para el equilibro de género en los niveles de liderazgo

Dar continuidad a estas tendencias e incluir políticas y objetivos de género en las instituciones debe ser un compromiso constante. De esta manera se puede lograr la ruptura progresiva del “techo de cristal” que históricamente ha dificultado el crecimiento profesional a las mujeres.

Display
Artículo anteriorVanessa Hoppe: Una voz que defiende el bienestar territorial y un nuevo modelo económico
Artículo siguienteCáncer de Cérvix: Nuevos métodos moleculares indican quien tiene VPH
Sala de redacción de Mujer del Sur

Deja un comentario