cincuenta mujer plástico

Estudios revelan que la nueva mirada de las mujeres hacia su edad cambió. Cuando cumplen los cincuenta se sienten empoderadas, seguras y capaces de definir su propio destino. Este cambio comienza al celebrar sus cuarenta años, cuando se deslastran de complejos y prejuicios, para vivir con más plenitud, placer, optimismo y humor.  

El show ofrecido por Shakira y Jennifer López en el medio tiempo del Super Bowl 2020 fue una demostración de este nuevo escenario. Las cantantes que rondan los cincuenta recibieron millones de ovaciones y las redes sociales estallaron en comentarios sobre lo increíble que se veían a sus 43 y 50 años de edad. 

Esta tendencia no solo está presente en el mundo del espectáculo. Según BBVA Microfinanzas, América Latina reúne el mayor número de emprendedoras mujeres con edades entre 45 y 64 años. Además, indica que sus negocios venden un 15% más que el de las emprendedoras más jóvenes. 

Negarse a asumir una jubilación y plantearse en cambio el desafío del emprendimiento, está muy relacionado con su compromiso con la libertad. No se trata solo de la libertad financiera, sino también emocional, sexual y social. También conlleva mantener posturas firmes ante la discriminación de género, edad, raza e incluso de estado civil.  

Las irresistibles Swofty 

El neologismo nació en Estados Unidos para señalar a las mujeres solteras de más de cincuenta años. Las define el hecho de saber que despiertan interés a su alrededor. Por eso pisan fuerte en sus campos laborales, sociales y familiares. Ellas provocan admiración y lo hacen desde la proyección de una imagen que resalta sus talentos y espíritu, además de su presencia física. 

Una de las abanderadas es Madonna. La cantante nunca ha escatimado en palabras cuando rememora el empeño con el cual venció los prejuicios de la industria musical. Su discurso cuando recibió el Premio a la Mujer del Año que entrega la revista Billboard es mítico. En él rememoraba las advertencias que hace la sociedad. “No te hagas mayor. Cumplir años es un pecado. Serás criticada, serás vilipendiada y, definitivamente, no pondrán tus canciones en la radio”, expresó. 

La fórmula para superar los obstáculos es la reinvención. Romper con los convencionalismos y superar la tendencia a ser manipulable y vulnerable. La transformación a este estilo de vida se ha hecho generacional y cada vez son más fuertes los grupos de mujeres mayores de cincuenta que se asumen activas, inquietas, fuertes, libres.  

Esto sin necesidad de contar a su lado con un compañero socialmente adecuado. Por ejemplo, en relación a la edad, condición social o financiera. Ser mayor que él, ser más brillante o ganar más dinero es menos criticado. Incluso, en ausencia de éste, se vive la soltería con completa plenitud. 

Las “plateadas” de cincuenta 

La consultora Ethnos Strategy realizó un estudio sobre el consumo de las mujeres de más de 50 años que da cuenta de sus intereses. La encuesta, titulada “Plateadas”, concluyó que el miedo (de las encuestadas) no es a la muerte sino a depender de otros. 

También señala que el 96% considera que el disfrute depende de estar bien física y emocionalmente. De allí que el ejercicio es parte fundamental de su rutina, y es mejor si se hace a través de métodos diferentes. 

Otro descubrimiento interesante es el relacionado con la actitud. El 88% de las encuestadas cree que está en una edad sin filtros. Expresarse abiertamente ya no inquieta ni avergüenza. De allí que eligen vivir con sus propias reglas y sin depender de lo que digan otros. La frase más admirada por el grupo, con un 96% de aprobación, es: “Si no es ahora ¿cuándo?”. 

Cambios en las mujeres casadas    

La antropóloga Paula Pinto desarrolló una investigación sobre la belleza y el envejecimiento femenino. Su investigación “Mirror”, revela interesantes datos sobre la actitud de las mujeres con respecto a su libertad. 

Señala que al enfrentar la vejez se aprecia la liberación de las obligaciones, especialmente en grupos que consideran haber tenido matrimonios con poca libertad. “Encuentran en esta etapa la posibilidad de dedicar su tiempo a sí mismas. El valor más importante para esas mujeres es la libertad tardíamente conquistada”, concluye Pinto.   

Los diferentes estudios señalan cambios trascendentales en la actitud de las mujeres. Más dominio sobre sus acciones, su tiempo y su destino. En compañía solidaria con sus compañeras, como en una tribu. Y con menos dependencia de una figura masculina dominante y protagónica. Con respeto de su individualidad, su cuerpo y su amor propio. 

Para enviar información:

redaccion@mujerdelsur.cl

También te puede interesar

Coronavirus en los niños: lo que necesitas saber

  

Deja un comentario