Image by Nicholas Demetriades from Pixabay

Son muchos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita para funcionar de manera óptima, el magnesio es uno de ellos. El cual tiene específicas implicaciones en la salud de nuestro cerebro.

El magnesio tiene un importante rol en la regulación de varios procesos biológicos de nuestro cuerpo. El magnesio participa en varios procesos enzimáticos de nuestro cuerpo, como la creación de energía a partir de los nutrientes, el transporte electrolítico a través de las membranas de las células, la síntesis de la proteína, la contracción involuntaria de los músculos, esto incluye al corazón. Además funciona para regular la presión arterial, controla los niveles de azúcar, de calcio y ayuda al fortalecimiento de nuestros huesos.

Recomendación diaria para el consumo de magnesio

Por esta razón la recomendación de consumo de magnesio diario para adultos es de 400 a 420 miligramos por día para los hombres y de 310 a 320 miligramos por día para las mujeres. Las personas embarazadas necesitan entre 350 y 360 miligramos de magnesio. 

Más del 20% de la energía producida por el organismo es consumida por nuestro cerebro, por eso una adecuada ingesta de magnesio ayuda al organismo a mantener de forma adecuada su generación de energía, más aún porque el magnesio tiene una participación crítica en este proceso. 

Como tal, este mineral juega un papel fundamental en la salud del cerebro. “Los niveles adecuados de magnesio aseguran una transmisión nerviosa y una conducción neuromuscular óptimas, y protegen contra el exceso de excitación neuronal y el estrés oxidativo. Lo que, en pocas palabras, significa que si no tiene los niveles adecuados de magnesio, puede reducir el rendimiento cognitivo. “Los niveles anormales de magnesio incluso se han relacionado con trastornos como migrañas, depresión, dolor crónico, derrames cerebrales, convulsiones y demencia.

El magnesio regula las neuronas

El magnesio es esencial en el funcionamiento de las neuronas y regula dos neurotransmisores; el glutamato y el ácido gamma-aminobutírico, o GABA. El glutamato juega un papel importante en el funcionamiento normal del cerebro, incluida la configuración del aprendizaje y la memoria. Para que el cerebro funcione correctamente, los niveles de glutamato deben controlarse estrictamente. Cualquier desequilibrio puede interrumpir la comunicación de las células nerviosas.

Los niveles bajos de este mineral pueden conducir a un exceso de glutamato en el cerebro. Cuando esto sucede, las células nerviosas pueden sobreexcitarse, lo que provoca daño y muerte de las células nerviosas, una condición conocida como excitotoxicidad por glutamato. La excitotoxicidad del glutamato se ha relacionado con muchas afecciones neurodegenerativas, como la ELA (enfermedad de Lou Gehrig), la esclerosis múltiple, la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Huntington y la epilepsia.

Dónde puedo consumir el magnesio

Lo que se sabe actualmente, es que  los niveles adecuados de este mineral parecen proteger contra las enfermedades crónicas y respaldan la salud del cerebro, y el nivel bajo de magnesio está cada vez más relacionado con el riesgo de enfermedades, incluidos los trastornos neurológicos y psiquiátricos.

Una buena manera de consumir magnesio es a través de suplementos, ahora si buscamos obtener este mineral de forma natural. Lo podemos encontrar en el maní, las avellanas, el aguacate, los garbanzos, el maíz, el chocolate, las lentejas, entre otros.

Tomado de US.News

Artículo anteriorLa película venezolana «La Virgen Negra» llega a la Mostra
Sala de redacción de Mujer del Sur