Algunos dicen que son seres de luz, que nos han acompañado desde siempre como misioneros del poder celestial.  Los ángeles; sus relatos están presentes en las mitologías de culturas diferentes.»

Muchos símbolos mitológicos se encuentran de manera reiterada en varias culturas. El santo grial que nutre espiritualmente a los guerreros celtas es similar al cáliz cristiano de la última cena. Ese símbolo también está presente en la cultura egipcia.

Ese tipo de transposición simbólica se supone obedece a códigos comunes a toda la raza humana. Que están en el subconsciente de cada uno de nosotros a partir de hechos milenarios que los originaron. Algunos se convirtieron en mitos, otros simplemente adquieren una forma simbólica.

Los ángeles están en todas las culturas

De ser así el símbolo de los ángeles que ha estado presente en varías culturas debe obedecer a algún tipo de realidad mítica. Los celtas consideraban que toda alma contaba con un ángel protector el “anamchara”. Este ser era una especie de amigo espiritual interesado por las cosas del día a día.

Los budistas por su parte tienen una figura espiritual llamada el Bodhisatva, este es un ser energético iluminado que ayuda a otros en su proceso de desarrollo. En el taoísmo chino existen también los ángeles buenos o malos; los buenos son los llamados hoven, almas divinas que se nos presentan en forma de sueño y son los encargados de decir en el cielo que tan bien nos portamos.

Para los cristianos la presencia de los ángeles es algo común, fue uno el que le avisó a María la llegada del mesías. Para los gnósticos son prolongaciones del mismo Dios, en el antiguo testamento anuncian muchas cosas a los israelitas.

Cómo son estos seres de luz

El mito de los ángeles en tantas culturas nos permite creer en la posibilidad de la existencia de estos seres espirituales. Ahora cómo son los ángeles, cuales serían sus funciones, cómo interactúan con nosotros, son buenos o malos, cómo saber si estamos cerca de uno. Estas son algunas de las interrogantes que surgen cuando nos abrimos a esa alternativa.

Veamos algunas de las coincidencias presentes en distintos mitos:

Seres de luz: Los ángeles son energía luminosa, no están encarnados. Salvo en algunas figuraciones del mito griego que los define como seres alados, para la mayoría de las culturas son seres espirituales.

Son cercanos. En la mitología celta asisten a las personas como especie de consejero, esa misma función la cumple el ángel guardián católico, los hoven chinos protegen a sus humanos asignados. Pero una de las creencias más diseminadas es que ellos nos ayudan a cumplir con nuestro destino.

Mensajeros. Para los griegos eran mensajeros de los dioses. Esa función también la desempeñan tanto en la biblia cristiana como en el viejo testamento. Para los orientales relatan a dioses superiores lo que aquí pasa. Se supone que nos traen noticias y que llevan información sobre nosotros.

Buenos o Malos. Los ángeles no siempre son buenos, en las tres religiones principales existe la dualidad entre el ángel bueno y el malo, al que se le llama también demonio. Uno de los sentimientos más comunes entre los malos es la envidia. Envidian a los humanos por la atención que Dios presta sobre ellos.

Jerarquía. Tienen distintos niveles por ejemplo para los celtas habían ángeles muy poderosos cercanos a los dioses y otros mucho más parecidos a los humanos. Los cristianos también tienen sus niveles. Los arcángeles enfrentados a demonios, los guardianes que nos protegen todos los días.

Como quiera que sean es muy probable que estos seres se encuentren mucho más cerca de nosotros de lo que comúnmente creemos.

También te puede interesar:

Mujeres indígenas son las más pobres de América Latina

Deja un comentario