“Queremos que la gente salga del típico té en bolsa. Que puedan decidir el sabor que más le gusta. Sabemos que nuestro público quiere experimentar nuevos sabores y disfrutar vivencias especiales. Por eso añadimos a las líneas del té piezas utilitarias como infusores, filtros y teteras”.

Carmen Paz y Natalia Belem son las hermanas Lara López y están detrás de Krenn Tienda. Las dos jóvenes apuestan a convertir su emprendimiento en una casa de te gourmet, con catas y degustaciones. Para lograrlo, trabajan en una línea propia de mezclas, crecen como comunidad en sus redes sociales y suman a su catálogo accesorios que agregan valor al acto de consumir el producto.

Desde hace 5 mil años evocan sensaciones inspiracionales. Las hojas de té en sus diferentes variedades cautivan y son demandadas no solo por el placer que otorgan sino por sus propiedades. En Chile se consumen en promedio 428 tazas anuales por persona, lo que lo convierte en el principal consumidor de la región. Emprendimientos locales como Krenn Tienda en Villarrica son testigos de este interés y se esmeran por complacer y complementar la demanda.

“La gente nos llega con muchas peticiones”, señala Natalia Lara López, una de sus fundadoras. “Preguntan por ejemplo cuál recomendamos para adelgazar. Nosotras preguntamos primero cuál es su contexto, porque sabemos que por ejemplo el té rojo es muy bueno para quemar grasas, pero no es recomendable para quienes tienen problemas de presión. Por eso nos hemos focalizado en aprender no solo sobre los sabores sino también sus beneficios y contraindicaciones”.

“El té chai se vende mucho, a la gente le encanta por su sabor especiado. El té de maracuyá también. Y ahora el boom ha sido el té rojo, que es de nuestra línea de Krenn Tienda. A veces veo que la gente dice «Yo no probaría esto», pero lo huele y cambia de opinión. Mi invitación es a probar nuevos sabores, a darse la oportunidad de conocer”. (Imagen Pu-erh Rojo Supremo de la Línea Krenn Tienda). 

Para ofrecer un catálogo generoso su esfuerzo ha estado basado en la experimentación de mezclas y la inclusión de nuevos productos. Las creadoras de Krenn Tienda han probado y logrado productos de alta calidad. “La creatividad en la elaboración es nuestro sello. Hemos pensado en las personas que tienen problemas para dormir, mezclamos cedrón, hierbitas relajantes, vamos aprendiendo del ensayo y error. Muchas mujeres que están amamantando no preguntan qué pueden tomar, y nos hemos preocupado por ofrecerles opciones adecuadas”.

Calidad en toda la línea

“En 2011 estuve de intercambio en la República Checa y visité la primera tetería de Sarajevo, en Bosnia. Quedé encantada y me dije algún día voy a tener una tetería en mi ciudad, en Villarrica. Me tomó casi 10 años, pero una vez que empezamos a la gente le gustó. Aprecia los sabores, la presentación y la variedad”. (Imagen: Natalia Belem muestra su bebida favorita, Té fuerza de los Dioses de la Línea Krenn Tienda).

“Mi visión y la de mi hermana Carmen Paz, que es mi socia, es vender más que un producto. Queremos que la gente viva una experiencia de te única como dice nuestro hashtag. Cuando alguien nos compra un producto le entregamos un papel con las recomendaciones para que lo prepare correctamente. Que conozca cuál debe ser la temperatura del agua, cuántos minutos debe permanecer sumergido… que se tome un té de Krenn Tienda porque es rico, pero además lo disfrute plenamente. Que evoque experiencias del pasado o cree nuevos recuerdos”.

Natalia Belem es socióloga y Carmen Paz es administradora pública, ambas viven en Villarrica. Con la pandemia se les hizo difícil encontrar trabajo y encontraron en Krenn Tienda un espacio de emprendimiento y aspiraciones. “El sueño para mí es tener un negocio establecido donde la gente nos dé la oportunidad de llegar a sus mesas y a sus tazas. Me gustaría ofrecer catas de té, hacer propuestas de degustación de diferentes sabores. Que la gente no solamente vaya compre el té y salga. Sino organizar espacios para probar, degustar y seleccionar. Ya hemos diseñado como serían las tablas, con la tacita, con un chocolate que sea especial o con una galleta que tenga una mermelada de un productor comunal. Que vivan ahí la experiencia en el local”.

Una cosecha familiar

A Natalia Belem le encanta el té desde muy chica. Se recuerda a sí misma probando diferentes variedades. El té chai (te negro con especias como cardamomo, canela, clavo de olor, jengibre, vainilla, anís), el earl grey (té negro aromatizada con aceite de bergamota) y los blends (mezclas de té con sabores, como frutas deshidratadas, especias, esencias, flores, etc.). “Me gusta catarlos. Los bebo y reviso si les falta algo. Fui desarrollando una experticia a través de los años, unos son más frutales otros más terrosos”, describe.

Fue ella quien comenzó la travesía, después de haber iniciado otros emprendimientos que no fluyeron. Después le dijo a su hermana “únete” y crearon una alianza fuerte. “Mi hermana además es súper motivada en la parte digital. Ella le pone el toque a cada imagen. Así que nosotras mismas creamos nuestro contenido. Las fotos las tomamos nosotras y creamos el escenario para mostrar cada producto que ofrecemos”.

Juntas experimentan el crecimiento de una idea que nació hace mucho tiempo y que se concretó apenas unos meses atrás. Comenzaron como distribuidoras y hoy en día ya tienen productos exclusivos y de su propia cosecha. “Tenemos como primicia que estamos impulsando una línea propia. Experimentamos para hacer nuestras propias mezclas, nosotras mismas secamos hojas, cáscaras y flores (lavanda, toronjil, etc.) y vamos probando las cantidades de gramaje para encontrar la perfección”.


Krenn Tienda aspira convertirse en un salón de té, una tetería en la que la interacción y el compartir de experiencias amplíe el disfrute de sus clientes. Por ahora le dan importancia al acompañamiento y asesoría, de allí que se esmeran en enseñar a preparar el producto de una forma gourmet. Con la temperatura y el tiempo adecuado para aprovechar al máximo los beneficios de cada mezcla.

Formas de vivir sensaciones

La proyección de Krenn Tienda va mucho más allá de la comuna donde se asienta. Las hermanas Lara López reciben pedidos de Santiago, Temuco, Lican Ray y Loncoche. Incluso han hecho envíos a Chillán, Valparaíso y otros lugares del país. Su apuesta no es por un producto sino por una experiencia. Por eso acompañan la propuesta del te con una línea de alimentación saludable, que ofrece quinoa pop y chía, la cual ha sido muy bien aceptada. El té sin embargo es su gran reto.

“Siempre pensamos en qué más podemos ofrecer. Por eso creamos los packs de introducción al té, que además del producto contiene tazas de vidrio, cucharas y filtros. Nos esmeramos en conseguir accesorios que aporten sensaciones agradables. Como infusores de silicón con bonitos colores, cucharas para medir de madera, vasos de vidrio dobles que nos encantan porque no queman las manos. Que beber un té calientico sea una gran experiencia”, finaliza.

Para conocer más sobre Krenn Tienda y sus propuestas sigue su perfil de Instagran @krenntienda

Artículo anteriorSalud visual: claves para mejorar el rendimiento escolar
Artículo siguiente¿Por qué meditar aumenta la inteligencia emocional?