Kundalini Yoga - Gian Taran Singh

El Kundalini Yoga es el yoga de la conciencia. Así lo explica Gian Taran Singh, maestro con certificación internacional en esta disciplina. Practicarla mejora los sistemas inmunológico, linfático, digestivo y circulatorio, y conduce  a poner en práctica la respiración y la meditación.

Gian Taran Singh es el nombre espiritual de José Luis Lillo Espejo, un hombre que en medio de su búsqueda por lo trascendente encontró en la práctica y la enseñanza del Kundalini Yoga una forma de vida que se traduce en la unión entre el plano físico y el espiritual. “Aquel que ayuda a cruzar las mentes de este plano físico a un plano superior o espiritual” es el significado de su nombre. Así nos los revela Gian Taran, quien precisamente con la práctica del Kundalini Yoga en las localidades de Villarrica, Pucón y Temuco, ayuda a las demás personas en la búsqueda de su propio camino.

El Kundalini Yoga nos permite hacernos conscientes

Para Gian Taran si bien el yoga es la unión de la mente, el cuerpo y el espíritu; el Kundalini Yoga es el yoga de la conciencia, que nos permite ser conscientes de quiénes somos en este plano físico y unirnos a un plano superior espiritual. Tiene miles de años. Proviene según nos dice Gian Taran de antes de la fundación de la India o Paquistán, región donde se origina esta disciplina. El Kundalini Yoga era puntualmente enseñado a reyes, reinas, sabios y monjes, no cualquiera tenía acceso a este conocimiento. Al contrario del yoga practicado por la gente en general.

Esto fue así hasta que en 1970 el Yogi Bhaja (Harbhajan Singh Khalsa Yogiji) viaja de la india hacia Norteamérica y desde ahí comienza la difusión y transferencia de ese conocimiento y saberes a lo largo del mundo. Enviados del Yogi Bhaja llegarían a Chile, unos años más tarde. Hace aproximadamente 25 años comenzaría la práctica de esta disciplina en nuestro país.

Gian Taran nos explica los detalles de la enseñanza del Kundalini Yoga y de cómo esta disciplina ayuda a quienes la practican.

¿Cómo obtienes la certificación internacional?

Para poder enseñar esta disciplina hay que estudiar durante un año de especialización, se aprenden disciplinas técnicas;  asanas y krillas que son ejercicios físicos. Te enseñan técnicas de respiración llamadas pranayamas, técnicas de meditación, mantras y mudras. Una vez se pasa por el proceso formativo te sometes a la evaluación ya sea escrita o práctico. Si apruebas se entrega la autorización o diploma por la escuela chilena con acreditación internacional. La acreditación internacional la da la KRI (Kundalini Research Institute) que es el instituto internacional que avala a los profesores para que puedan enseñar esta técnica de yoga.

¿En qué consiste una clase de Kundalini Yoga?

Puede durar media hora, una hora u hora y media; depende de lo que se quiere trabajar. Se inicia con dos mantras, el Adi mantra y el Mangala Charn mantra. El Adi es la conexión o cadena dorada de nuestros maestros, con el maestro de mi maestro, profesor de mi profesor. Mientras que el Mangala Charn mantra es un mantra de protección, protección al grupo que está en ese momento reunido, a los saberes, a quien imparte la clase, al lugar.

Conoce más sobre Gian Taran Sing aquí

Luego vienen los ejercicios de respiración; calmar y oxigenar el organismo. Ejercicios de estiramiento. Lograr la flexibilidad, la Krilla. Una krilla tiene desde 1 o 2 ejercicio de postura hasta 17 o 18 dependiendo de lo que se va a trabajar. Pasamos luego a un instante de relajación de 11 a 15 minutos; la persona se acuesta sin moverse para relajar el organismo después de todo el trabajo realizado. Sigue la meditación y se cierra con el mantra del eterno sol.

¿Qué beneficios obtiene la gente que practica esta disciplina?

Yoga significa unión. A nivel físico se pueden tener elongaciones, mejoras en sistemas del organismo como el inmunológico, el linfático, el digestivo y el circulatorio. Desde la perspectiva de la mente puedes bajar niveles de estrés, mejorar la autoestima y disminuir la ansiedad. Ahora desde la perspectiva espiritual algunos logran una calma; entienden que no están solos, que pertenecen a algo más, que existe un «nosotros», algo más arriba que explica el porqué existimos.

¿Qué tanto se práctica este tipo de yoga en la región?

Durante el proceso de formación se conocen a otras personas con los mismos intereses. Somos como cincuenta los profesores en Temuco, Villarrica y Pucón. Son más mujeres que hombres La mujer es más consciente de qué quiere trabajar en su vida. Busca más su armonía por la sobrecarga que tiene, tanto de trabajo como de cuidar su familia.

¿Qué actividades realizas en Villarrica?

Doy clases particulares a grupos. También he realizado un voluntariado dando clases gratis durante los últimos tres años en el Centro Penitenciario de Mujeres de Temuco. Trabajar de forma gratuita me llena en lo personal. Necesitas que algo más complemente el día a día de tu vida. Te das cuenta de que existen otras disciplinas y formas de comunicarte con un ser creador que estás en un plan divino.

¿Piensas dar clases a particulares en Villarrica esta temporada?

Dar clases de Kundalini Yoga, hoy en día, dada la situación actual es complejo. Hay que reprogramar y reestructurar, pensando en cuando esto pase. Estoy analizando cómo lo vamos a hacer. Por lo pronto vuelvo a leer y estudiar los saberes que uno tiene.

¿Qué recomendaciones le darías a la gente desde la perspectiva del yoga para soportar la cuarentena por el Covid-19?

Aprender a respirar, ejercicios de respiración para controlar el estrés y muchas veces la ira. Principalmente respirar más que una postura o meditación, respirar y respirar correctamente. Por mucho que sigas una práctica o forma de vivir si no cuentas con la respiración para mantener la calma las otras cosas no sirven. Precisamente el Covid-19 afecta al sistema respiratorio, afecta la capacidad de respirar de vivir. Por eso es importante que cultivemos esa parte.

Envío de información: redaccion@mujerdelsur.cl

También te puede interesar

“Quédate en tu puta casa” la canción viral del coronavirus

Deja un comentario