Los expertos aseguran que para perder peso de forma permanente, febrero es el mejor mes para empezar una dieta. ¿Cómo debe hacerse y por qué comenzar en este momento? Estas son algunas respuestas por las cuales está asegurado el éxito.

Comienza el año y vienen los deseos de ser más responsables con nuestro cuerpo. Pero en enero quedan restos de banquetes, sobras deliciosas para improvisar platos muy calóricos. No es un buen momento para pensar en bajar de peso porque la tentación puede arruinar el plan. Febrero en cambio es el mejor mes para empezar una dieta.

Además, tras los excesos navideños, llegan los remordimientos y la impaciencia y se puede caer en la trampa de las dietas milagro. Que no existen. La pérdida de peso debe ser la consecuencia de adoptar unos buenos hábitos de vida y no el objetivo para hacer cualquier dieta.

Aunque cualquier momento del año resulta beneficioso para ponerse a dieta, febrero es un reinicio emocional. Ya dentro de la rutina pero cerca aún de la marca de «Partida» resulta ser el mejor mes para empezar una dieta. Con sensatez, conciencia y responsabilidad, se puede lograr la pérdida de los kilos de más con la modificación de hábitos.

Organiza tus desayunos

Como parte de tu nuevo plan nutricional visualiza que nutrientes te gustan y puedes tener cada día para comenzarlo con energía. No la omitas ni la sustituyas por café porque llegarás con más hambre y ansiedad al resto de comidas.

Sigue un horario

Febrero no solo es el mejor mes para empezar una dieta sino para replantear tu eficiencia personal y laboral. Elabora un cronograma de tareas e incluye en ellas tus comidas, sin saltarlas por falta de tiempo. Así evitarás picar entre horas y ayudarás al metabolismo a estar más tiempo en funcionamiento y quemando calorías.

En todo caso, si vas a alterar los horarios en el caso de las comidas es mejor que las adelantes en lugar de postergarlas. Por ejemplo, es beneficioso adelantar la hora de la cenas. Porque controla los niveles de insulina, evita el insomnio y adelgaza.

Consume alimentos con fibra

Proponte un nuevo mantra para este año: «Comeré lo que le gusta a mi cuerpo». No lo que le agrada a tu paladar ni a tus ojos, aunque por supuesto pueden ir de la mano, pero no por encima. Una sugerencia es que incluyas suficiente fibra en tu dieta. esto te dará una mayor sensación de saciedad, te ayudará a tener menos hambre y a perder peso.

Cenar proteínas

Por supuesto cualquiera es el mejor mes para empezar una dieta, lo importante es enfocarse en el inicio de ciclos. Para comenzar infórmate sobre las alternativas saludables que tienes a mano en el lugar donde vives. Busca cuáles son las mejores alternativas para llevar proteínas a la mesa. Tienes los mejores granos del país, el mejor pescado de la región, las aves de corral, etc. Acompáñalas con verduras de bajo índice glucémico. Y evita los hidratos de carbono, porque estos se transforman en grasa.

Dile adiós a  los tóxicos sociales

Bueno, finalmente algo bueno de que se fueron las fiestas y algo que suma a que febrero sea el mejor mes para empezar una dieta. Ya no consumirás alcohol para hacer brindis en los compromiso familiares y sociales. El alcohol solo aporta calorías vacías e incita a comer grasas e hidratos nada saludables. Y una recomendación final. Ya que quieres iniciar este ciclo de forma renovada, si fumas dile adiós también al tabaco. Este solo genera ansiedad y falsa sensación de satisfacción.

Fuente: Bodega de los Secretos, cocina mediterránea de vanguardia.

Deja un comentario