“Emplearse es mucho más que hacer un currículo y firmar un contrato. Es conectarse. Si logras darte cuente de que dependes de otros y que de ti dependen otros, vamos a crear una sociedad distinta”.

Organizarse, coexistir y mirar con honestidad lo que somos facilita una entrada exitosa al mundo laboral. Fabiola Muñoz Moyano lo explica en sus asesorías a las personas que quieren conseguir trabajo. El año pasado un 93% de sus asesorados se empleó -37 personas de 41-. Este año ha realizado 11 acompañamientos personalizados y se han empleado 10 (algunos pendientes del 2019). ¿A qué se debe este alto nivel de efectividad? Desde enero se lo ha  transmitido a más de cien personas en sus talleres gratuitos y ahora lo comparte con mujerdelsur.

Es un mito que en pandemia es difícil conseguir trabajo. Es falso que siempre rechazan a los mayores de 50 años. O que las mujeres que quieren cuidar a sus bebés no pueden reinsertarse. Estas afirmaciones de la asesora en empleabilidad, Fabiola Muñoz Moyano, no chocan con la realidad. De hecho, así es como lo evidencian sus casos de éxito. Las siguientes son sus recomendaciones para hacer de la búsqueda laboral un camino con final feliz y satisfactorio.

“Cuando una persona decide buscar trabajo el primer paso es organizarse”, explica. Para eso es recomendable poner sobre la mesa no solo las necesidades, sino también las ambiciones y expectativas. “Le pregunté a un extranjero que participó en uno de mis talleres gratuitos ¿Qué hiciste cuando decidiste venirte a Chile? Me respondió: investigué el país, su economía, su seguridad, revisé cuándo dinero necesitaba y dónde podía quedarme. Le consulté ¿Qué estás haciendo para conseguir trabajo? Y contestó: Estoy tirando currículo, así como al viento. Entonces, si uno planifica migrar o comprarse un auto o irse de vacaciones ¿Por qué no planifica la búsqueda de empleo?

Imagen del segundo ciclo de talleres gratuitos dictado a personas de las RRSS de Fabiola Muñoz (WIM, RIM, Sororidad Activa, Mujeres Políticas, Red Comunica2, Antofagasta, contactos de Lkd y de Instagram). Asistieron 70 personas entre el ciclo 1, realizado en junio, y el segundo ejecutado en julio.

Con ese ejemplo la experta inicia sus recomendaciones para conseguir trabajo. Aunque cada caso debe analizarse por separado existen pautas comunes. “Es importante que te preguntes qué es lo que quieres. Cuáles son tus valores. Qué cosas son importantes para ti hoy. Y qué es lo que ya no quieres hacer. Dónde quieres trabajar físicamente. Con qué tipo de personas. Te interesa trabajar en cualquier empresa o en una que tenga responsabilidad social. En función de lo que te importa y de lo que sabes hacer ¿cuáles serían tus posiciones o cargos ideales?”, señala a manera de guion.

Planifica la negociación 

Fabiola Muñoz Moyano destaca la importancia de una pregunta cuestionadora: ¿Cuáles serían los cargos que podrías hacer y que tal vez sean las opciones B? “No sabes si esas opciones B se pueden transformar en las opciones ideales. No pierdas de vista las opciones B. En estos tiempos debemos tener un grado de flexibilidad, a lo mejor la remuneración no es la que esperas ganar, pero al momento de negociar puedes decir Mira, estamos en pandemia, acepto, pero de aquí a tal fecha si yo cumplo este y otro objetivo entonces veamos si podemos aumentar hasta llegar a lo que yo quiero. Eso es factible”.

La ingeniera en finanzas, especializada en proyectos, procesos y negocios le da gran importancia al poder de la negociación. “Antes uno no podía negociar, eso es algo que aprendimos de la generación milenial. Ahora sabemos que el trabajador no está haciendo un favor, está participando en el movimiento a la economía y generando al crecimiento de esa empresa. Es un acuerdo entre partes. En ese acuerdo tenemos que ver la manera cómo nos podemos beneficiar y dónde podemos ceder de ambos lados”.

Respecto a las opciones B, también considera que a veces conducen a nuevas oportunidades. “Probablemente dentro de esa empresa existen oportunidades de aprendizaje en aspectos en los que estás obsoleto. Puede ser un escalón más. Lo importante es fijar un objetivo, aprovechar este periodo para adquirir nuevas herramientas, armar un plan, prepararse, conocer gente y colaborar. No te vas a dar cuenta de cuándo estarás ante tu oportunidad”.

“Mi logo es el resultado de un focus group en mis redes sociales y familiares. Es una demostración de que hoy estamos co creando, coexistiendo y colaborando. Además, nací en el sur, en Osorno, y amo los árboles. La equidad, diversidad e inclusión son temas muy importantes para mí”.

La vida transforma y renueva

Fabiola Muñoz Moyano está casada desde hace más de 20 años y es mamá de dos. Un adolescente de 14 años y un niño de 4 con trastorno del espectro autista. Trabajó durante más de 20 años en empresas de economía, telecomunicaciones, química, cosmética de lujo, minería y energía. Solo detuvo el galope laboral cuando fue madre por segunda vez.

“Me planteé disfrutar esta maternidad ya que en la anterior estuve estudiando y trabajando.  Hago lo que amo: apoyo a otros, genero impacto y estoy con mis hijos”.

Su interés por la empleabilidad no es reciente. Estudió casi tres años Ingeniería de Recursos Humanos (que congeló en su momento por razones familiares). En 2015 entró a Mujeres en Minería y apoyó el acceso de mujeres a la industria minera. En diferentes fundaciones y espacios administró grupos de apoyo a la empleabilidad. Ahora como consultora independiente da fe de la importancia de fomentar relaciones a largo plazo.

Imagen del segundo ciclo de talleres gratuitos que dictó para  apoderados del American British School («devolviendo el gran apoyo que recibimos como familia el año pasado»). Asistieron 50 personas entre el ciclo 1 y el 2.

Regla fundamental: “coexistir”

Como administradora de grupos de empleo, Fabiola Muñoz Moyano sabe que la mayor fortaleza para conseguir trabajo es la formación de redes. Reconoce que los recién graduados, las personas mayores que van a reinsertarse y los migrantes, tienen un desafío mayor. Generalmente sus redes comienzan de cero y en eso coinciden con su propia experiencia.

“Emplearse es algo que aprendí desde muy pequeña. A los nueve empecé a tejer y vender vestidos para las muñecas Barbie de mis compañeras de escuela. Y a los 15 años repartía volantes de supermercado en los semáforos durante las mañanas para poder comprar cosas que necesitaba y que mis padres no podían darme.  Mi mamá es artesana y mi papá es vigilante de banco. En las tardes iba al colegio, fui una de las primeras de toda mi familia que terminó la enseñanza media. Y la primera que se graduó en la universidad. Por eso al terminar no tenía ninguna red. Planifiqué mi búsqueda laboral con el directorio de las Páginas Amarillas. Destaqué las empresas en las cuales yo quería trabajar, hice mi currículo en una máquina de escribir  y salí a repartirlo. En menos de un mes tenía dos ofertas laborales de grandes compañías, una de telecomunicaciones y otra de petróleo”.

Los tiempos cambiaron. De partida Fabiola Muñoz Moyano señala la importancia de estar en Linkedin. “Chile es el usuario número uno en Latinoamérica de esta red laboral profesional. Aquí hay 5,4 millones de usuarios y solo el 5% sabe usar la red correctamente. En el taller gratuito que impartí hace una semana revisé cada perfil de los 37 participantes y solo uno cumplía todas las condiciones. Si no aprendes a usar las herramientas básicas ¿Cómo vas a comenzar a relacionarte con quienes quieres trabajar?”.

“Yo le explico a mis asesorados que donde pones la atención pones la energía. Donde pones la energía comienza la acción. Y donde comienza la acción aparecen los resultados”.

De acuerdo con sus estadísticas, el 80% de las probabilidades de emplearse está en las redes. Pero hay que usarlas bien. “Hay gente que ni siquiera prende sus cámaras ¿Cómo se va a relacionar así?”, se pregunta. Las oportunidades de generar redes están en todas partes, más en pandemia. “Participen en webinar, seminarios, talleres, grupos de redes sociales. Conózcanse, apóyense, acompáñense, colaboren, compartan ofertas laborales. Aprendan a usar bien las redes y generen relaciones”.

La experta considera que las limitaciones se las pone uno y los desafíos también. Todo depende de dónde se pone la energía. Si la atención está volcada al miedo o a la inseguridad será imposible avanzar. “Un reclutador me dijo una vez que a los 35 años ya era vieja para el mercado. Otro me aseguró que las oportunidades terminaban para una mujer cuando se queda más de dos años en casa cuidando hijos. Eso no es así, soy un ejemplo. He visto que no es así”.

Finalmente, recomienda confiar y alentar las core skills. “Hasta antes de la crisis social en Chile lo más importante eran tus competencias técnicas. Eso cambió. Ahora además interesa conocer cuáles son las habilidades blandas: cómo te relacionas, cómo es tu capacidad de autogestión. Hay personas que me llaman para buscar trabajo cuando pase la pandemia. Yo les digo: ¡Tienes que armar tu plan de búsqueda de trabajo ahora! Comienza ya tu networking, arma tus grupos. Ahora tienes una infinidad de oportunidades para empoderarte».

Conoce más sobre el trabajo de Fabiola Muñoz Moyano en su Instagram y únete a su red de Linkedin.

Para comunicarte con nosotros escribe a: redaccion@mujerdelsur.cl

También te puede interesar:

Carmen Gloria Gorigoitía: cómo aprender a vivir con intención

Dejar una respuesta

Por favor escriba su comentario
Por favor introduzca su nombre aquí