“Es muy importante educarse formalmente, sin embargo, la única forma de educación no es la universidad. Hay muchas maneras de aprender y de ejecutar lo que aprendiste. No sirve ser un genio con masters y PhD, incapaz de poner un puesto de salchipapas para sostener a la familia”.

Está comprometida con los desafíos sociales, ecológicos y educativos, y no le teme al calificativo “líder”. Estefany Benalcázar Montenegro sabe que cuando se coloca en una situación de liderazgo será el rostro señalado. Incluso si las cosas no salen bien. Esta joven de 24 años reflexiona sobre cómo se convirtió en líder, sus decepciones y convicciones.

“Lo que abandero es el progreso. Ayudo a que las personas progresen en cualquier área en la que estén. Considero que el trabajo social no solamente implica darle la mano a una persona en situación de mendicidad. Sino evitar que la gente común y ordinaria caiga en situaciones catastróficas. Es apoyarles a que tengan fuentes de ingreso, de comercialización. A que se den cuenta de que crear es la esencia del ser humano”. Así comienza la descripción de su trabajo Estefany Benalcázar Montenegro, una líder juvenil ecuatoriana que abraza con vehemencia sus luchas.

Nació en Quito y posee una voz firme y contundente. También su espíritu lo es: reniega de la normalización con la que se mira la corrupción y aplaude a quienes logran convertirse en “faroles en la oscuridad”. Ya trazó su plan de vida. Renunció a la Facultad de Medicina, pero no al desafío de crear una fundación de salud preventiva. Pero antes abandera a otros y cuide que lleguen juntos a sus objetivos. Los caminos son múltiples y se sabe acompañada.

“Creo que los valores que aprendí en el Colegio León Cooper fueron importantes. Y los ejemplos. Recuerdo que cuando tenía 14 años pude ver la necesidad humana. Papá nos llevó el 25 de diciembre a repartir alimentos a la Plaza de San Francisco en el centro histórico, con un amigo suyo, Juan Diego Villafuerte, que dirige la Fundación María Victoria”.

Articulación y formación

A Estefany Benalcázar Montenegro le resulta útil basarse en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) fijados por Naciones Unidas. “En el marco de las ODS nos damos cuenta de que el camino es largo y que es fundamental enfocarse en la creación de alianzas para lograr objetivos”. ¿Pero en qué proyectos se sumerge esta enérgica joven?

Es co-fundadora de Tandari, una red de organizaciones juveniles por la sostenibilidad. Co-fundadora de la Escuela de Economía Circular. Fundadora del Proyecto Ecole, menos plásticos más vida. Directora administrativa de Plumandina Editorial. Además, ha sido activista en organizaciones como Fridays For Future, Red de Protección Animal y Unión Estudiantil. Colaboradora en Colmena Woman, capacitadora internacional, coach master speaker y business consultant.

Sus proyectos involucran el desarrollo social, cultural y económico, y en todos la rama educativa es un pilar fundamental. “En los colegios y universidades no te enseñan como emprender, como ejecutar un negocio, como sobrevivir. Te enseñan mucha teoría y poca práctica. Jóvenes y adultos atraviesan problemas. Hay que brindarles una mano. Formarlos en tecnología, educación medioambiental, educación para la economía familiar y personal. Para no cometer los mismos errores de año tras año”.

“Algo que me ha costado mucho en el pensamiento colectivo es el tema de no rendirse. Las dificultades son parte del proceso. Los errores van a cometerse. El verdadero éxito se da después de un montón de fracasos”.

Inspiradora y desarrolladora

Las convicciones de Estefany Benalcázar Montenegro están fundamentadas en la esencia del ser humano. En el amor y el respeto, en los valores que hacen uno a la humanidad. “Llegado el caso de que exista un cielo o un infierno, no creo que vaya a estar valorado por cuántos avemarías rezaste. Sino por cuáles fueron las acciones que realizaste”, afirma.

Su emoción y su energía es compartida por jóvenes que han sido líderes desde casi niños. Juntos se dan fuerzas en Tandari, una organización que apalanca talentos y potencia proyectos para que se ejecuten con calidad humana y excelencia. “Tandari concentra organizaciones juveniles. Nos dimos cuenta de que hay mucha gente haciendo activismo, pero cada quién por su cuenta. Muchas veces compitiendo por recursos. Estar articulados nos permite maximizar proyectos de desarrollo medioambiental, cultural y social. Sabemos que desde la participación ciudadana activa podemos generar cambios trascendentales”.

Hace dos meses nació la Escuela de Economía Circular, una iniciativa para aprovechar los residuos y generar procesos. “Por ejemplo, en el ciclo de producción de un refresco tenemos una botella que se llena con un producto que tras ser consumido se desecha. Pero esa botella puede ser redireccionada a otra empresa y generar un producto nuevo. También los negocios sepueden sumar. En una venta de frutas los residuos que se van pudriendo se podrían compostar”.

“Siempre digo que cuando quiero iniciar algo tengo a mis dos aliados estratégicos: mi hermana que es una líder estudiantil y mi hermano, que dirige EducaGames, cuyo propósito es quitarle el tabú a los videojuegos”.

Visibilizar y fomentar

Estefany Benalcázar Montenegro comprende la importancia del respaldo familiar y la guía temprana a través del ejemplo. Como hija mayor en un grupo de tres hermanos reconoce que siempre está acompañada. “Somos ocho en casa, mis tres abuelos, mi papá que es nuestro fan número uno y mi mamá que es abogada y siempre está pendiente de que no meta las cuarentas”. De hecho, muchos de sus proyectos, viajes y presentaciones involucran a su familia.

Desde la editorial Plumaandina esta joven líder practica la autogestión y el alcance poderoso de la educación. También experimenta formas efectivas para ayudar a niños y jóvenes de comunidades distantes o de bajos recursos económicos y educativos. El apartado Tinta Andina la emociona de manera especial. “Con la llegada del Covid-19 se visibilizó el maltrato intrafamiliar. Muchos niños y adolescentes no soportan estar en sus hogares.  Con base en esto generamos el concurso de cuentos y poemas Lejos del encierro. Más de cien chicos muy talentosos escribieron sus vivencias y cómo están afrontando la pandemia”.

Con mucho trabajo por delante esta dinámica líder se visualiza a futuro con retos cada vez mayores. “Me encantaría trabajar con ONG´s como Naciones Unidas, dentro de procesos y proyectos nacionales o internacionales que generen desarrollos en conjunto. Y gestionar mi sueño de lograr una fundación para abrir hospitales y clínicas que generen salud preventiva”.

Comparte tus impresiones y comentarios al final de esta nota. Si quieres contactarnos escríbenos a: redaccion@mujerdelsur.cl

Producción del reportaje: Renny Rivero. Asesor y enlace para Ecuador de mujerdelsur.cl

También te puede interesar:

Carmen Gloria Gorigoitía: cómo aprender a vivir con intención

16 Comentarios

  1. Felicitaciones!! Buen articulo, el liderazgo es capaz de incentivar, motivar e influenciar el comportamiento humano para un bien común!! . Así que sigue adelante.
    De una Venezolana en Chile.

Dejar una respuesta

Por favor escriba su comentario
Por favor introduzca su nombre aquí