Envejecimiento señoras haciendo ejercicio

Si algo debemos a la generación de los boomers es una nueva forma de entender las edades. Le dan sentido al manifiesto “los sesenta son los nuevos treinta”. La ciencia del anti-envejecimiento, tiene mucho que ver con esta nueva expectativa de vida, que si no alarga los años, al menos hace que cada año se viva más intensamente.

La exitosa influencer boomer y experta en envejecimiento Adriane Berg, fundadora de Generation Bold Consulting, publicó en la revista “BottomLine”, un interesante artículo sobre el envejecimiento y el Covid-19. A raíz de la pandemia de Wuhan muchos se preguntan porque un boomer está hospitalizado con un ventilador, mientras que otro esta tranquilo en su casa.  Son realmente los sesenta los nuevos treinta, o los achaques, el cambio en la marcha nos indica que existen verdaderos riesgos.

¿Qué es el envejecimiento?

Los gerocientíficos saben la respuesta. Los cumpleaños no cuentan mucho sobre cómo progresa nuestro envejecimiento. Nuestra genética ocupa tan solo el 20% del rompecabezas. Variable cuya influencia disminuye cada vez que la ciencia descubre más «geroprotectores» útiles para evitar el proceso de envejecimiento. La restricción calórica, las caminatas, el ejercicio aeróbico, el sueño y la relajación potencian la biología de nuestro cuerpo para una mayor longevidad.

Los sesenta los nuevos treinta

Para entender cómo los sesenta pueden ser los nuevos treinta, solo necesita conocer tres conceptos científicos, que trataremos de explicar de la manera más sencilla posible. El primero es cómo envejecemos. El segundo es por qué envejecemos, y el tercero es la tasa o ritmo único de nuestro envejecimiento individual.

Cómo envejecemos:  La respuesta se puede ver en este diagrama presentado por el Dr. Nir Barzilai; director del Instituto de Investigación sobre el Envejecimiento de la Facultad de Medicina Albert Einstein. Uno de los gerocientíficos más importantes del mundo.

Cambios epigenéticos: cambios en la forma en que se expresa su ADN. Uno de esos cambios se llama metilación, la adición de un grupo metilo o un «límite químico en una célula».

Falla de la proteostasis: falla de la homeostasis de la proteína, o equilibrio biológico, en las células cerebrales asociadas con afecciones como la enfermedad de Alzheimer.

Telómeros acortados: los extremos de los cromosomas se acortan con la edad, causando disfunción celular.

Síndrome metabólico: usted lo sabe: aumento de la presión arterial, niveles altos de azúcar en la sangre, exceso de grasa corporal alrededor de la cintura.

Disfunción inmune: mayor vulnerabilidad al síndrome COVID-19 y otras enfermedades de todo tipo.

Inflamación: inflamación persistente a través del cuerpo.

Senescencia: Deterioro de la regeneración celular con la edad.

Disminución de la calidad de las mitocondrias: caso de células unidas a la membrana que genera la energía química necesaria para impulsar las reacciones bioquímicas de una célula.

Porqué envejecemos

La disminución en cada una de las características del envejecimiento es una causa común de las enfermedades del envejecimiento. Hasta hace poco, atacamos el producto de la disminución, como el cáncer, el Alzheimer, la diabetes y otras enfermedades relacionadas con la edad. Más recientemente, nos estamos enfocando en la metabesidad, las causas comunes de las enfermedades y el envejecimiento en sí mismo.

Si no está familiarizado con el término metabesidad. La palabra fue acuñada por Alexander Fleming, MD. Él, con su compañía Kinexum, produjo la primera Conferencia de Metabesidad en Londres en 2017.

El objetivo es el retraso y la prevención de todas las causas comunes del envejecimiento, para aminorar el uso de la farmacología y los dispositivos médicos que disminuyen la velocidad del envejecimiento. En otras palabras, la metabesidad tiene como objetivo cambiar la forma en que envejecemos al retrasar los factores que causan el envejecimiento.

Cuándo se produce el envejecimiento 

En 2015, Daniel Belsky, PhD, junto a sus colegas de la Universidad de Duke; colaboraron en un estudio de personas de 26, 32 y 38 años para medir su tasa de envejecimiento. Los investigadores descubrieron que incluso en personas jóvenes y saludables, el envejecimiento biológico es bastante diferente. Por ejemplo, el estado de ciertas proteínas que son marcadores de envejecimiento estaban en diferentes niveles de salud en personas de la misma edad cronológica.

En mayo de 2020, el Dr. Belsky y el equipo publicaron un nuevo estudio Age-Pace bajo los auspicios de la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia. Los investigadores del ritmo de la edad encontraron una amplia variación en la rapidez con que envejecen las personas. En promedio, un año de envejecimiento biológico se debería traducir en un año de envejecimiento cronológico. Sin embargo, el rango fue de 0.6 para quienes envejecen un 40% más lento y de 1.4 para aquellos que envejecen un 40% más rápido que el promedio.

En respuesta a sus hallazgos, el equipo de investigación desarrolló un nuevo método de análisis de sangre llamado DunedinPoAm. Con lo cual pueden determinar si un cambio de tratamiento, de medicamento o estilo de vida nos está haciendo biológicamente más jóvenes, más viejos o no produce cambios. En el estudio, los investigadores obtuvieron una nueva visión sobre lo que rige la tasa de envejecimiento.

Una gran parte de qué tan rápido envejecerá, cuánto tiempo vivirá y qué tan saludable será una persona; depende del estilo de vida y los factores ambientales desde el momento en que nace.

La paternidad que recibió (los niños maltratados envejecen más rápido); su nivel financiero (las personas pobres envejecen más rápido); la calidad del aire y otros factores ambientales, incluido el saneamiento público y el agua que bebe son variables presentes en la ecuación del envejecimiento.

El tiempo es dinero… Ahora tenemos claro que el dinero es tiempo.

Cuanto más aprenda la gerociencia y traduzca sus descubrimientos en práctica, cura y avances médicos, mayor será el potencial de desigualdad de la longevidad. ¿Quién pagará los tratamientos, medicamentos, suplementos, dispositivos de tecnología de la salud, una mejor nutrición y analgésicos que han demostrado mantenernos más saludables por más tiempo? ¿Cómo aseguraremos que todos tengan las mismas oportunidades de longevidad si el solo hecho de nacer en la pobreza nos hace envejecer más rápido?. En el pasado, la sociedad podría haber sido menos consciente de que el progreso crea los que tienen y los que no tienen. Hoy podemos hacerlo mejor.

Que los sesenta sean los nuevos treinta para todos debería ser la próxima frontera.

La desigualdad de edad ya es el tema de una propuesta de Convención de las Naciones Unidas; sobre los Derechos de las Personas Mayores que ha recibido el impulso del Comité de ONG sobre el Envejecimiento, HelpAge y otras organizaciones.

Con la gerociencia en el centro de atención debido a al COVID-19, también podemos promover la igualdad de la longevidad a medida que descubrimos los sorprendentes factores no genéticos de por qué, cómo y cuándo envejecemos.

Para envío de información: redaccion@mujerdelsur.cl

Carahue: tierra de esperanza, trigo y papa

Dejar una respuesta

Por favor escriba su comentario
Por favor introduzca su nombre aquí