aceite rosa mosqueta

La rosa mosqueta (Affinis Rubiginosa) es una planta silvestre de origen oriental que crece en clima lluvioso y frío. Aunque es utilizada en Europa desde hace muchos años, es en la Araucanía chilena donde tiene su habitad principal. El aceite es extraído de las semillas del fruto y contiene altos niveles de ácidos grasos esenciales polinsaturados, linoleico, oleico y linolénico.

El aceite de rosa mosqueta (Affinis Rubiginosa), se obtiene de las semillas de esta planta que se encuentra en la zona de la Araucanía chilena. Contiene altos niveles de ácidos grasos esenciales poliinsaturados, linoleico, oleico y linolénico. A partir de estudios realizados en la Universidad de Concepción en los años ochenta. En los que se aplicó el aceite en 180 pacientes con cicatrices de diverso tipo se comprobó el potencial regenerativo y cicatrizante del aceite de rosa mosqueta.

A partir de estas investigaciones el aceite de rosa mosqueta despertó un inusual interés en la industria cosmética que lo utiliza básicamente en cremas para la cara. Rico en ácidos grasos poliinsaturados es uno de productos los regeneradores de la piel más potentes que existen. Tiene una alta capacidad de penetrar en las capas más profundas; es muy ligero y se absorbe rápidamente. Activa las células para estimular la producción de colágeno y elastina.

Beneficios del aceite de rosa mosqueta

Cutis: El uso continuo del aceita de rosa mosqueta ayuda en el rejuvenecimiento, disminución de antiarrugas, y muy eficiente antibolsas y antiojeras.

Piel del cuerpo: La rica composición del aceite de rosa mosqueta es altamente hidratante, dando suavidad y tersura a la piel del cuerpo. También puede usarse en el tratamiento de las estrías y las cicatrices. Durante el embarazo se suele comprar este aceite para prevenir la formación de estrías.

Manos y Articulaciones: Excelente hidratante para las manos, que suelen perder textura con el paso del tiempo. El aceite de rosa mosqueta es usado también para los codos, talones y rodillas pues evita la natural tendencia a la sequedad de estas partes del cuerpo.

Extracción del aceite

Para obtener el aceite de rosa mosqueta se requiere de un interesante proceso que va desde la cosecha que se realiza durante los meses de febrero, marzo y abril. El fruto de la rosa mosqueta es recolectado en forma manual para no dañar la cáscara. Luego el fruto se coloca al sol para una especie de presecado.

En la actualidad algunas empresas usan hornos de deshidratación. Sin embargo, los más puristas siguen prefiriendo el sol. Posteriormente se colocan las bandejas con el fruto en el horno de secado a temperaturas que no alteran las características de este. Posteriormente se separa el fruto de la semilla.

Luego se da la extracción por prensado. La semilla de la rosa mosqueta es sometida a un delicado y muy cuidadoso proceso de extracción por prensado mecánico en frío, donde se obtiene el aceite. El prensado en frío conserva todos los nutrientes que contiene en forma natural el aceite. Sin embargo, podrían contener algunas substancias tóxicas como: ácidos grasos libre o peróxidos, que suelen eliminarse por medio de la refinación.

El proceso de refinación incluye técnicas ancestrales como el blanqueo, el desgomado, la neutralización, entre otras a través de las cuales se obtiene un producto libre de impurezas. Que puede utilizarse incluso en la recuperación de la piel después de quemaduras y operaciones.

Para envío de información por favor escríbenos a redaccion@mujerdelsur.cl

También te puede interesar:

Rosa Mosqueta: rosales de degustación y embellecimiento

 

Dejar una respuesta

Por favor escriba su comentario
Por favor introduzca su nombre aquí