Es un fenómeno que se está convirtiendo en un problema grave. La deserción universitaria está elevando sus tasas y se hace urgente revisar los modelos de aprendizaje que estimulen la comprensión del abandono estudiantil y genere motivación para continuar hasta el final.

La deserción universitaria podría tener varios orígenes. Entre los factores destaca la falta de orientación en los institutos, es decir, no descubrir con qué habilidades se cuentan y el tipo de estudio o trabajo que puede llegar a ejercer a mediano y largo plazo. También, puede deberse a un mal diseño en los planes académicos de la carrera universitaria, la falta de seguimiento por parte de los tutores o profesores. Y, sobre todo, a la falta de motivación, bien sea a nivel académico o personal (interacción).

Un estudio de Fundación BBVA que aborda la deserción universitaria sitúa en un 27,4% la tasa de abandono, siendo la universidad pública la tasa más elevada comparada con el 19,8% en la privada.

Dicha investigación afirma que existen diferentes razones por las cuales los alumnos abandonan los estudios universitarios de manera prematura:

  • Carencias de la orientación y la formación previa de los alumnos;
  • Inadecuado diseño de los planes de estudios;
  • Deficiente seguimiento de los alumnos;
  • Bajo rendimiento académico de los estudiantes por falta de capacidad, esfuerzo o motivación.

La deserción universitaria o la postergación de los estudios universitarios, es un fenómeno reciente y alarmante.

¿Qué está pasando con la educación?

El rendimiento académico o la falta de motivación en los estudios superiores es un tema preocupante, sobre todo porque tiene un gran coste económico. La deserción universitaria ocurre cuando un estudiante se atrasa académicamente, y esto es sinónimo de pagar bien sea un refuerzo o en el peor de los casos pagar otro año.

Otra cosa que no se puede dejar de lado, es el tiempo, tal vez, en algún momento se pueda recuperar el dinero perdido, pero jamás el tiempo, sobre todo cuando la mayoría decide no seguir adelante con la carrera.

¿Cómo generar motivación?

Muchos estudiantes empiezan una carrera universitaria con muchos proyectos y planes a futuro, pero se van quedando en el camino, bien sea por tanto peso académico, o pierden el interés, o simplemente no les gusta estudiar. Es fundamental que cada uno descubra su propio método de estudio, todos los cerebros funcionan de diferente manera, por ende cada persona puede desarrollar habilidades que incluso no sabía que tenía.

Para evitar la deserción universitaria se deben revisar ciertos cuestionamientos sobre cómo se estudia, en qué contextos, de qué maneras, para lograr más eficacia de acuerdo a cada contexto. Convienes preguntarse -e investigar y estudiar- las siguientes preguntas:

  • Aproximación: qué hacer antes de empezar a estudiar (algo que prácticamente nadie hace);
  • Comprensión: cómo hacer comprensible el texto más difícil y cómo identificar la mejor técnica para entender mejor lo que estudias;
  • Recuerdo: Cómo memorizar todo simplemente escuchándolo o leyéndolo una vez y cómo mantener la memoria a largo plazo;
  • Lectura: cómo afrontar la lectura de un texto para comprender y recordarlo todo en el menor tiempo posible;
  • Organización de la información: cómo aprovechar el máximo de información con el mínimo esfuerzo desde la primera lectura;
  • Exposición: Deja de estresarte por los exámenes y aprende a comunicar de forma eficaz demostrando la preparación.

Es de vital importancia, entender que todos tienen diferentes métodos de aprendizaje, es decir, no se puede implantar un solo modelo para que todos puedan acceder al aprendizaje.

¿Cómo reconocer una metodología de estudio que no funciona?

  1. No te presentas al examen porque no te sientes suficientemente preparado.
  2. No te presentas a todas las asignaturas.
  3. Te sientes desmotivado y frustrado al ver que aunque estudies constantemente los resultados no son suficientes y terminas cuestionando tu propio valor.
  4. Renuncias cada vez más a las actividades que antes hacías (salir con amigos, hacer deporte o dedicarte a un hobbie) intentando recuperar un tiempo que nunca parece suficiente.
  5. Vives ansiedad y estrés que se incrementa a medida que se acercan los exámenes.
  6. Te cuesta ponerte al día con las clases.

En conclusión, para evitar la deserción escolar es importante revisar y transformar los hábitos, a partir de conocer e investigar diferentes metodologías de estudio hasta encontrar la más indicada y personalizada.

Fuente: Curso Genius. Para más tips y recomendaciones de este equipo de expertos en la resolución de problemas académicos visita: cursogenius.es

Artículo anteriorEducarChile: cursos gratuitos de educación socioemocional y TIC en el aula
Artículo siguiente¿Profesores agotados? Fundación Chile y educarchile inician consulta
Sala de redacción de Mujer del Sur