Conocer bien cuáles son los requerimientos alimenticios de nuestro gato nos ayudará a mantenerlo saludable.

El profundo amor que sentimos por nuestras mascotas hacen que nos preocupemos por su bienestar. Precisamente si compartes tu vida con un gato, quieres saber cosas como qué cantidad de comida debes darle para que se mantenga saludable. Cuántas veces debes servirle comida y qué tipo de comida les sienta mejor.

Qué cantidad de comida debo darle a mi gato

La cantidad de comida que debe comer un gato dependerá de su edad, raza, peso y sus características propias. Cuántas veces al día deben comer los felinos, alrededor de tres o cuatro, en pequeñas porciones para facilitar su digestión.

Según el peso.

En el caso de un gato adulto, más adelante veremos las recomendaciones para cachorros y gatos lactantes. Es importante tomar en cuenta la cantidad de proteína que contiene cada alimento, sin embargo y por lo general lo recomendable es: 

Si el gato pesa 2 kg, unos 40 gramos de comida seca diaria estarán bien..
Para los que pesan 3 kg, entre 35 y 50 gramos de comida seca diaria.

Si pesa 5 kg, con un máximo de 60 gramos de comida seca cada día será suficiente

Si su peso es de 6 kg, entre 55 y 85 gramos de comida seca al día.

Si nuestro gato pesa 7 kg, entre 60 y 90 gramos de comida seca diaria son suficientes.

Si pesa más de 8 kg, son buenos entre 70 y 100 gramos de comida.

Según su edad

Un gato cachorro obviamente necesita menos alimento que uno adulto, sus requerimientos nutricionales son diferentes. Por eso debemos considerar también la edad a la hora de distribuir las raciones diarias de comida que le daremos a nuestra adorada mascota.

 Hasta las 40 semanas, un gato joven requiere entre los 30 y los 80 gr de comida diaria.

Un gato adulto, hasta los seis años dependiendo de su peso requerirá hasta unos 130 gramos de comida seca por día.

Un gato maduro, mayor de siete años necesita un poco más de alimento, hasta unos 135 gramos por día de comida seca.

Alternativas a la comida seca

Por lo general los gatos suelen preferir cierto tipo de alimentos, la comida seca, los paté húmedos preparados para ellos, el atún. Sin embargo en ocasiones nos veremos en la necesidad de darles algo diferente. Se nos agotó la comida y ya es tarde para salir a comprarla, por ejemplo.

La sardina es una buena alternativa para esas ocasiones en las que nos hemos quedado sin alimento de gato y nuestra mascota está exigiendo insistentemente su ración. Para prepararla lo recomendable es sumergirla de tres a cinco minutos en agua hirviendo. A los gatos les encanta y los aceites de la sardina le dan un brillo fabuloso al pelaje de nuestro compañero felino.

Una porción de carne de vacuno molida, también hervida, es otro buen sustituto. Si lo desea puede agregarle un poco de zanahoria rallada, betarraga o zapallo italiano, esto le adicionará a la proteína de la carne una vitaminas buenas para su mascota.

1 Comentario

Deja un comentario