estirar mujer ventana manos ejercicio mañana despertar

Especialistas de la clínica española Rozalén en rehabilitación y fisioterapia, nos dan consejos para estirar nuestro cuerpo de manera que sea provechoso para la salud.

Hacer ejercicio es una de las mejores maneras de evitar el estrés y sentirnos. Estirar el cuerpo es parte esencial del entrenamiento, ya que permite recuperarnos y volver de manera progresiva al reposo.

En ocasiones la falta de tiempo y las prisas tientan a saltarse este paso, pero hay que recordar. El entrenamiento no termina, hasta que no se estira. En la clínica Rozalén, expertos en rehabilitación y fisioterapia, cuentan cómo y cuánto hay que estirar

Estirar incrementa la flexibilidad

Estirar trae consigo múltiples beneficios como son el incremento de la flexibilidad, reducir el riesgo de lesiones, disminuir la tensión muscular y mejorar el rendimiento en el próximo entrenamiento.

El estiramiento todos los días, con una intensidad moderada e incrementándose, por las mañanas y las noches, aunque no se haya realizado actividad física, ayuda a mejorar la movilidad y aumentar el flujo sanguíneo.

Debemos esperar que el músculo se enfríe

No se debe estirar inmediatamente después de hacer ejercicio, hay que esperar a que el músculo se enfríe un poco, ya que el ácido láctico que causa la fatiga de los músculos se degrada mejor.

Al realizar estiramientos estáticos, no hay un tiempo determinado. Hay que llegar al límite de la molestia, pero sin llegar a sentirla. Nunca se debería sentir dolor al realizar estiramientos.

Los estiramientos deberían realizarse siempre con repeticiones (no confundir con rebotes) y con intervalos de descanso para obtener los mejores resultados.

Hombros y escápulas: primero realizar movimientos hacia atrás y hacia adelante, y después arriba y abajo, tres repeticiones con descansos.

Cuello: para estirar esta zona lo mejor es, sentarse sobre una mano y utilizar la otra para estirar el cuello hacia el lateral.

Zona lumbar: para este estiramiento hay que tumbarse sobre la espalda y llevar las rodillas al pecho, en postura de embrión. Para estirar los costados hay que permanecer tumbado, pero con las rodillas en 90°.

Músculo piramidal o piriforme: primero hay que sentarse con las piernas y la espalda estiradas, después llevar un pie por encima de la rodilla contraria y sujetar con las manos.

Pantorrillas: de frente a una silla o pared de apoyo, colocar una pierna delante de la otra (la de enfrente ligeramente flexionada), mantener los talones en el suelo mientras llevas el cuerpo al punto de apoyo, dejando la rodilla que está detrás estirada.

Siempre hay que tener en cuenta el historial de lesiones y/o cirugías de cada persona, para elegir los estiramientos adecuados. Lo mejor es consultar con un profesional.

Si deseas enviar información escribe a:

redaccion@mujerdelsur.cl

También te puede interesar:

Viento puelche puso a danzar las olas en el lago Villarrica

 

Dejar una respuesta

Por favor escriba su comentario
Por favor introduzca su nombre aquí