obesidad y sobrepeso barriga niño

La obesidad en niños y adolescentes se ha vuelto una enfermedad cada vez más común entre las familias chilenas. Problema con el que deben lidiar día a día los padres para tratar de mejorarle la calidad de vida a sus hijos.

La obesidad y el sobrepeso en niños y adolescentes se ha convertido en una tendencia. No sólo en Chile, sino en un buen número de países. Según la Organización Panamericana de Salud, OPS estamos en presencia de una obesidad global o Globesidad. Entre los menores de 12 años el sobrepeso según cifras de la OPS es del 33,4% de la población.

Causas de la obesidad

Una de las principales causas es la ingesta de alimentos con altos contenidos es azucares de rápida absorción. Dulces, panecillos, leches edulcoradas, etc. Otra es la poca actividad física que realizan los niños y adolescentes, por lo general inmersos en lo que ocurre frente a una pantalla. La pérdida de interés en las actividades sociales debido al enclaustramiento.

Riesgos para la salud

De no controlarse la obesidad y el sobrepeso en los niños y adolescentes serán mucho más propensos a contraer enfermedades cardiacas, hipertensión arterial, diabetes tipo II, asma, apnea del sueño, y un tema importante como la discriminación social.

Niños y adolescentes obesos presentan factores de riesgo de enfermedad cardiovascular En una muestra poblacional de personas de 5 a 17 años, casi el 60% de los niños con sobrepeso presentaron al menos un factor de riesgo de ECV, y el 25% de niños con sobrepeso tenían dos o más factores de riesgo de ECV.

La presión social

Otro de los problemas que sufren estos niños es la presión social. En muchos casos son víctimas de discriminación, eso los hace infelices y que recurran a los alimentos dulces para satisfacer su ansiedad, luego el sentimiento de culpa, en un ciclo eterno, que afecta a la persona por muchos años, al menos que se supere con algún tipo de ayuda profesional.

Qué podemos hacer.

Lo primero es crear conciencia en el pequeño, por una parte, que necesita moverse, ser más activo, hacer más cosas. Por otra de lo que come. Los padres debemos asumir nuestra responsabilidad activa en este problema de salud. Orientarlos está bien pero supervisar y corregir en lo posible los malos hábitos es mucho mejor. Claro no sólo es a través de reprimirlos, resulta mucho mejor estimularlos.

  1. Preparar verduras y frutas de agradable sabor
  2. Incorporar más proteínas a la alimentación
  3. Disminuir las grasas
  4. Leches y quesos de bajo contenido en grasas
  5. Servir porciones pequeñas
  6. Promueva el consumo de agua en la familia
  7. Evite las bebidas gaseosas, incluso las sin azúcar, sus daños a la salud son considerables
  8. La cene debe ser moderada
  9. Aumente el consumo de yogurt y sustancias que contengan prebióticos

El movimiento.

No es necesario que el niño sea un atleta de alta competencia, pero si es fundamental que se mueva. Anímelo a salir, llévelo a caminar, hagan una rutina de paseos diarios. De esta forma lo ayudará a activar su metabolismo. Incluso si ya lo siente más animado piense en llevarlo a una actividad física, esto es ideal.

También te puede interesar:

Comediante Taylor Tomlinson estrena en Netflix

 

 

 

 

 

 

Display
Artículo anteriorAhora puedes convertirte en personaje de los Simpson
Artículo siguienteDe la sumisión al feminismo: los tránsitos en busca de la igualdad
Sala de redacción de Mujer del Sur

1 Comentario

Deja un comentario