Camila Pérez fue seleccionada para representar al Complejo Educacional de Toconao en el programa de intercambio "Observatorios y Ciudades Gemelas". Ganó gracias a una propuesta para construir un reloj solar que combinara la cosmovisión de la cultura Lickanantay y la Navaja.

Tiene 16 años y una firme convicción vocacional: quiere estudiar medicina o neurociencia computacional. Ella es Camila Pérez, una niña con inquietud científica que cursa tercero medio en el Complejo Educacional de Toconao en San Pedro de Atacama. Como parte de la iniciativa Provoca, que busca aumentar la vocación de mujeres en áreas STEM o CTIM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), AUI/NRAO, socio norteamericano del Observatorio ALMA, rescata su testimonio.

«Desde muy chica me interesó la ciencia. Parte importante de esa motivación se la debo a mis padres, quienes me impulsaron a desafiar mis propios límites. Mi papá y mi mamá, mis tíos y mi abuela siempre me demostraron orgullo por mi rendimiento escolar. Y poco a poco me he ido inclinando por dos pasiones: la medicina y la matemática», cuenta Camila Pérez, una adolescente con gran potencial científico que a los 14 años participó en el programa Observatorios y Ciudades Gemelas, una iniciativa de intercambio científico y cultural que permite el intercambio entre alumnos y docentes de las comunidades de San Pedro de Atacama en Chile, y de Magdalena (Socorro, Estados Unidos).

Andrea Pérez vive con sus papás y su hermanito de 11 años. La pandemia los «unió» literalmente durante el 2020, pues el confinamiento de las cuarentenas los hizo compartir más no solo su casa sino el Internet. «Quizás fue un poco invasivo», dice en broma.

Camila este año estás dedicada a los estudios. Además del colegio haces el preuniversitario online  para prepararte para la PTU de 2022. ¿Cuáles electivos tomaste?

-El primer electivo matemático, en el segundo de física y química. Tengo súper claro que más allá de tener habilidades con el razonamiento matemático, es algo que disfruto mucho de aprender y hacer. Sé que me dará una buena base para la carrera que finalmente decida seguir. Hasta ahora me gustaría estudiar medicina para luego especializarme en neurocirugía, o bien, estudiar algo como neurociencia computacional. Porque me gusta buscar desafíos, intentar resolver cosas imposibles. Porque el cerebro es un terreno sorprendente del que tenemos tanto por aprender. Y me encantaría ser testigo y protagonista de esos descubrimientos.

«Me gustan los retos, todo lo que implique un esfuerzo de mi parte. Nunca me ha gustado tomar el camino fácil», camila Pérez. 

¿Crees que en tu familia hubo modelos de rol que te inspiraron?

-Creo que mi historia está influenciada por las personas con las que he compartido y de las que he aprendido. Ya sea desde una conversación hasta una clase, de una visita a un lugar interesante hasta un experimento en laboratorio. En mi familia hay personas que me han inspirado mucho. Mi abuela era paramédico, mi papá es veterinario y mis tíos son médicos. Crecí en almuerzos con conversaciones muy entretenidas de sobremesa. Eso me encantaba y muchas veces preferí quedarme escuchando que salir a jugar. Recuerdo que de niña jugaba con mi papá y fingíamos que él era mi “experimento” y yo tenía que trabajar en él… era muy divertido!

En «Ciudades Gemelas» a donde Camila Pérez llevó una propuesta cultural local. «Creo que hay una deuda pendiente en la divulgación y de hecho muchas personas de nuestra comuna dicen que debieran sacar mayor provecho a esta riqueza patrimonial Lickanantay para que más personas sepan de esta cultura y la multipliquen».

¿Sentiste inseguridad en estas elecciones que has ido tomando?

Claro. Yo sé mis capacidades y claramente a veces me tentó la idea de estudiar algo que se me diera más natural, como por ejemplo ingeniería porque soy buena en matemática, pero estaba el tema de lo que me gusta. Recuerdo que mi papá conversó conmigo y me explicó la importancia de estudiar algo que te encante de verdad, ya que será tu ocupación de cada día el resto de la vida. Los números no trabajan con la vida y por eso la medicina sumaba ese aspecto que para mí era muy importante. Quisiera estudiar medicina o neurociencia computacional. 

En el año 2018 participaste en un encuentro de modelos de rol organizado por AUI/NRAO en las oficinas del observatorio ALMA en Santiago. ¿Cómo fue eso?

Esa actividad la presentó mi profesora de Ciencias en ese momento, que era Mabel Codocedo, ella nos dijo: «Niñas, tengo que elegir chicas de octavo y primero medio». El objetivo era conocer a mujeres científicas que trabajan en Chile y nosotras podríamos conversar con ellas y conocer sus experiencias, y aunque éramos chicas (octavo básico) y eso implicaba viajar solas sin los papás, de inmediato dije “yo quiero estar ahí”. Las niñas seleccionadas teníamos que tener muy buenas notas y un interés científico. Finalmente viajé con mi profesora y una amiga de primero medio, Evelyn Zelada.

«¡El encuentro fue increíble! Entrevistábamos a las embajadoras científicas: astrónomas, ingenieras… mujeres magníficas que enfrentar muchos obstáculos para seguir sus sueños», Camila Pérez.

Lo pasé muy bien y aprendí mucho. Si bien es cierto que fue un poco chocante saber que ninguna tuvo una vida fácil, la astrónoma chilena Sonia Duffau me marcó particularmente. Tenía una personalidad fuerte y a la vez una dulzura especial y le tocó duro estudiar ingeniería en tiempos en que la carrera tenía muy pocas mujeres y sentía en parte que le estaban quitando oportunidades a hombres que querían estudiar lo mismo. Con ella he mantenido contacto desde entonces y me sigue orientando en la ciencia. Lo más importante es seguir luchando por lo que uno verdaderamente quiere en la vida.

¿En qué te pareces a ella?

Ella eligió el universo como astrónoma y yo el cerebro y sus procesos. Creo que ambos terrenos son misteriosos y desconocidos. Hay tanto por aprender y hacer, y yo no quiero dejar de ser parte de eso.

Siento mucha admiración por personas como ella, ya que enfrentaron problemas pero no desistieron de sus sueños. De eso se trata la vida, pienso. Sonia siguió trabajando, siguió estudiando, siguió especializándose, decía que igual le pasaban muchas cosas a nivel personal, procesos y decisiones difíciles. Eso me gustó y me impactó de ella, que aprendió a separar las cosas y siguió adelante con su plan. Yo tengo 16 y aún trabajo en eso, me cuesta, me cuestiono y me arrepiento… pero sigo avanzando con mi propósito.

Camila Pérez en el aeropuerto el día que viajaba a Estados Unidos para participar en el programa Ciudades Gemelas.

Al año siguiente participaste en representación del Complejo Educacional de Toconao en Observatorios y Ciudades Gemelas, un programa de intercambio cultural científico entre alumnos y profesores de San Pedro de Atacama y Magdalena de Nuevo México, cada uno con una fuerte incidencia de culturas indígenas atacameña (en Chile) y navaja (en Estados Unidos). ¿Cómo fue esa experiencia?

Sí, en esa oportunidad el enlace fue con mi profesor de matemática, Felipe Lizana. Creo que sentí un torbellino de emociones, ya que todo fue ocurriendo muy rápido. Surgió la oportunidad, teníamos que entregar en cuestión de horas nuestros proyectos para postular como participantes. Fueron momentos intensos. Hablé con mis papás para saber si me autorizarían y acudí a mi profesora Carola Torrejón (de astronomía) para ver si me ayudaba a orientar mi propuesta y ella me dijo “trabaja y concéntrate que ya va a surgirte una idea”. 

Finalmente entregué un proyecto para hacer un reloj solar. Cuando lo entregué pensé “me confié demasiado y no va a resultar”, me entraron todas las inseguridades.

A los días, mi mamá me contó que habían avisado que gané y recuerdo que lloré de la emoción. Era como vivir un sueño. Tenía que sacar pasaporte, autorización notarial de mis papás para viajar a otro país… quince días lejos de mi casa y mi familia. Mis compañeros me celebraron cuando supieron la noticia y mi profesora jefe me mandó un mensaje muy emotivo. Recuerdos increíbles.

¿En qué consistió tu proyecto?

La idea era construir un reloj solar que combinara la cosmovisión de nuestra cultura Lickanantay y la navaja. Ese reloj lo iba a construir a escala en un espacio público de San Pedro, pero con lo de la pandemia, todo se fue postergando. Pese a todo, tengo la convicción de que en algún momento lo voy a materializar.

Ese viaje fue sorprendente de principio a fin. Creo que lo que más me gustó fue visitar la escuela de Magdalena y visitar el observatorio VLA, lo que fue maravilloso ya que por ser menor de edad no he podido visitar el observatorio ALMA que está acá en San Pedro. Fue un recorrido increíble junto a mi profesor Felipe, Sonia Duffau y mi compañero de programa Simón Contreras.

De la escuela me encantó conocer una forma muy experimental de aprender, dentro y fuera de la sala. También que les enseñaban cosas cotidianas de la vida como cocinar o emprender un negocio, lo que en definitiva te ayuda no solo para estudiar una carrera profesional, sino para la vida, además de desarrollar la creatividad y el trabajo en equipo. También me ayudó a practicar el inglés, ya que al principio me inseguricé al cometer errores o por el acento, pero de a poco me fui soltando y Sonia me ayudó bastante.

Siento que en Chile y especialmente en San Pedro, a mí me costó bastante adentrarme a la cultura Lickanantay. Pese a que he vivido toda mi vida acá, soy considerada “afuerina” por no tener ascendencia atacameña y eso no permite verdaderamente compartir el patrimonio. La comunidad se expresa acá en artes, cultivo de la lengua ckunza y medicina ancestral, pero no es que uno pueda sumarse y aprender. El problema es que eso no ayuda a que la cultura perdure en el tiempo, porque quedan muy pocos descendientes.

«Creo que hay una deuda pendiente en la divulgación y de hecho muchas personas de nuestra comuna dicen que debieran sacar mayor provecho a esta riqueza patrimonial Lickanantay para que más personas sepan de esta cultura y la multipliquen», Camila Pérez.

En Magdalena tuvimos la oportunidad de encontrarnos con una experta en patrimonio navajo y juntos descubrimos coincidencias en nuestras constelaciones y la cosmovisión, con muchas similitudes en la interpretación del universo y los procesos de la vida humana, las criaturas de la naturaleza e incluso la trascendencia del espíritu después de la muerte. Fue muy interesante.

El año pasado participaste del encuentro Provoca Valparaíso, en que participaron principalmente jóvenes de la V región, pero también alumnas de actividades icónicas de AUI/NRAO y algunas embajadoras científicas. ¿Qué te pareció?

Fue muy entretenido ese encuentro por zoom. Creo que el ejercicio más importante fue de autoconocimiento y comprender que seguir el camino de la ciencia no implica abandonar otros intereses como el arte, la vida social o los deportes. Sino que son un complemento necesario. Desde entonces me he organizado para dedicarle tiempo a mis hobbies como andar en bicicleta y ver series web.

En la actividad recordé que hace algunos años tenía pánico de hablar en público. Me sentía físicamente muy mal y ese era un obstáculo, ya que muchas actividades científicas implican exponer o defender un proyecto y ahí me veía yo, colorada, aterrada y muda (se ríe). Sentía miedo de quedar en ridículo o que mis compañeros se burlaran de mí. Con el paso del tiempo y la práctica me di cuenta que ese pánico es innecesario, porque al final te va a servir mucho tener personalidad para hablar frente a la gente y nada debe paralizarte.

¿Qué mensaje le darías a otras niñas que se interesen en las ciencias?

Básicamente que perseveren. Si no funciona a la primera, hay que seguir intentándolo a la segunda o quizás a la tercera vez. En mi caso fue bacán el hecho de tener el apoyo de mi papás y vivir la experiencia de los Provoca y de Observatorios y Ciudades Gemelas, porque me dieron oportunidades de conocer gente real en la ciencia, personas como uno que se autosuperaron y no desistieron de sus sueños. Así como un día lo hizo un niño o una niña que llegó a ser Premio Nobel. Nadie sabe hasta dónde podemos llegar, ni siquiera uno.

Fuente: Andrea Riquelme Pérez, Gestión de prensa AUI/NRAO, socio norteamericano del Observatorio ALMA

 

Artículo anteriorSUMMIT CAMP: Cómo organizar un congreso virtual
Artículo siguienteFunciona realmente la ivermectina en el tratamiento del Covid
Sala de redacción de Mujer del Sur