Los masajes relajantes además de distender el cuerpo tonifican la musculatura. Descubre sus efectos positivos y considera incluirlos en tu rutina de bienestar.

El masaje relajante tiene muchos beneficios importantes para la salud. Ayuda a mantener el bienestar físico, mental y emocional, especialmente cuando es parte de una rutina. Cada sesión ayuda al cuerpo a mantener su estado de relajación y a los músculos a permanecer flexibles incluso en momentos de estrés físico y mental.

Beneficios del masaje

  • El masaje calma el sistema nervioso y promueve una sensación de relajación y bienestar.
  • El masaje reduce la tensión y la ansiedad y puede ayudar a aliviar la depresión.
  • El masaje mejora la circulación sanguínea, que suministra oxígeno y nutrientes a las células.
  • El masaje estimula el sistema linfático, que se lleva los productos de desecho del cuerpo.
  • El masaje previene y alivia los calambres y espasmos musculares.
  • La terapia de masaje puede ayudar a controlar el dolor en condiciones como artritis, ciática, espasmos musculares.

Sin embargo, hay contraindicaciones. El masaje no es una buena idea si se presenta fiebre, infecciones, inflamación, osteoporosis y otras condiciones médicas. Si tiene alguna pregunta sobre si un masaje sería adecuado para usted, pida hablar con un terapeuta de masaje antes de hacer su cita.

Una vez al mes es el mínimo recomendado para mantener la salud de sus tejidos.

La frecuencia con la que debe recibir un masaje depende de varios factores, incluyendo sus necesidades físicas y emocionales, sus niveles de estrés y su presupuesto.

Más dones del masaje relajante

El masaje calma el sistema nervioso, mejora la circulación sanguínea y linfática, alivia el dolor muscular y ayuda a controlar el dolor en afecciones como la artritis, la ciática y los espasmos musculares.

Si recibes un masaje una vez al año, será relajante, pero no puede deshacer una vida de tensión muscular. Si tienes dolor crónico o tiene un problema especial que tratar, es posible que necesite ir al masajista semanalmente (o incluso dos veces por semana) hasta que te sientas mejor.

Una vez al mes es el mínimo recomendado para mantener la salud de sus tejidos. Si dejas de hacer masajes por mucho tiempo tus músculos pueden volver a sus viejos patrones, especialmente si te encuentras bajo estrés.

También te puede interesar:

Labiales sin gluten para San Valentín

Display
Artículo anteriorConoce la importancia de hablarle a los niños en el desarrollo del lenguaje
Artículo siguienteTips para crear hábitos deportivos que mejorarán tu salud
Sala de redacción de Mujer del Sur

1 Comentario

Deja un comentario