Mujer tercera edad - menopausia
Foto de cottonbro en Pexels

Síntomas como el dolor en las articulaciones, la cadera, las manos o los dedos, pueden ser comunes en mujeres que están iniciando el proceso de menopausia. Lo que se inicia como una incomodidad ocasional en las articulaciones puede convertirse en una afección dolorosa en las tareas diarias como escribir, cocinar y cargar las bolsas del supermercado.

 

El suministro natural de estrógeno de las mujeres comienza a disminuir a medida que avanzan hacia la menopausia. Situación que está acompañada de muchos: sofocos, sudores nocturnos, aumento de peso, dolores de cabeza y cambios de humor. Sin embargo, pocos conocen el vínculo directo entre la disminución de los niveles de estrógeno y el dolor articular.

Menopausia y efecto del estrógeno

En parte, esto ocurre porque para que el estrógeno exhiba sus efectos; los arrebatos de confianza y felicidad que las mujeres comúnmente sentimos una semana después de nuestro período. Cuando los niveles de estrógeno son altos, la hormona debe unirse a un receptor de estrógeno. Existen dos tipos de receptores de estrógeno, lo que se conoce como «ERa» y «ERb».

El primero existe en media docena de lugares, incluidos el útero, los ovarios y las glándulas mamarias. El segundo receptor, igualmente omnipresente, existe, entre otros lugares, en el cerebro, el hígado, las paredes de los vasos sanguíneos y el líquido sinovial; na solución viscosa que rodea las articulaciones y ayuda a proteger el cartílago del daño generado por la fricción durante el movimiento. Durante el síndrome premenstrual, la perimenopausia o la menopausia, esta membrana sinovial se engrosa debido a la disminución natural de la producción de estrógenos.

Para una mujer que todavía está menstruando, esto puede hacer que se sienta pesada durante el síndrome premenstrual (esa hinchazón que conocemos). Para una mujer cuyos días de menstruación están llegando a su fin, puede resultar en molestias en las articulaciones. Además, el estrógeno afecta la estructura y función de otros tejidos musculoesqueléticos y afecta el contenido de colágeno. Los niveles decrecientes de estrógeno también provocan inflamación, lo que provoca dolor e incomodidad.

Cómo abordar este problema de la menopausía

Si bien no existe una cura para la osteoartritis, existen dos buenas noticias: Primero; la osteoartritis relacionada con el estrógeno no empeora con el tiempo. De hecho, a medida que los niveles hormonales de una mujer encuentran el equilibrio después de la menopausia, el dolor puede desaparecer. En segundo lugar, sus síntomas, desde dolores hasta hinchazón, pueden moderarse mediante una combinación de cambios en el estilo de vida.

Lo primero, es ideal volver al peso más saludable, ya que las articulaciones son las más afectadas por los kilos que cargamos. Además, el exceso de peso crea una inflamación más sistémica en el cuerpo. Con este fin, podemos comenzar una dieta modificada que incluyera más proteínas limpias saciantes y vegetales ricos en antioxidantes. También son recomendables los ejercicios que nos ayudan a lidiar con las fluctuaciones hormonales.

A la hora de hacer ejercicios para una persona con este malestar lo mejor es evitar aquellas rutinas que provoquen un estrés repetitivo en sus muñecas y manos. Las acciones repetitivas, como escribir a en una computadora, pueden «poner a trabajar en demasía» las articulaciones y aumentar el dolor articular. La natación proporciona un entrenamiento de cuerpo completo de bajo impacto sin estresar un área en particular. Mientras tanto, se ha demostrado que el yoga disminuye el dolor y mejora la función física y la rigidez de las articulaciones.

La terapia de estrógeno

Por otra parte la terapia de estrógeno puede ayudar a mitigar el dolor articular. Las hormonas bioidénticas de una crema de compuestos que constaba de dos tipos de estrógeno: estradiol y estriol, mezclados en una proporción de estradiol 20% / estriol 80%, en una dosis de 1,25 mg. Esto se mezcló en una base de crema que se aplica a nivel de la vulva cada noche, que se combina con una píldora de progesterona bioidéntica (100 mg). Este tipo de medicamentos deben ser suministrado bajo estricta consulta médica. Lo que aquí se describe fue la administración específica a un caso en particular tratado por la doctora Laurie Steelsmith, y no puede ser tomado como una receta válida para cualquier persona. Sólo se menciona a modo de referencia.

En cuanto a los suplementos para tratar la menopausia se pueden tomar 1000 mg de curcumina al día. En un estudio, se demostró que la curcumina; un componente activo importante de la cúrcuma, es tan eficaz como los analgésicos de venta libre. Tomar 500 mg de glicinato de magnesio al día, ya que los niveles bajos de magnesio se han asociado con un aumento del dolor relacionado con la osteoartritis. Mientras tanto, las cantidades óptimas de magnesio pueden mejorar la calidad del sueño, mientras que la falta de sueño puede aumentar el dolor articular y, en última instancia, provocar depresión. Además, le recomendé que tomara 1.500 mg de sulfato de glucosamina y 400 mg dos veces al día de extracto de raíz de ñame silvestre. Técnicamente conocido como diosgenina, se ha descubierto que el extracto de raíz de ñame silvestre reduce los síntomas de la menopausia e inhibe los mediadores inflamatorios, reduciendo así el dolor.

Por último, le recomendé que omita las solanáceas de su dieta. Pertenecientes a la misma familia que la belladona (sí, la forma antigua de veneno), las solanáceas incluyen tomates, tomatillos, papas (las batatas están bien, no son solanáceas), berenjenas, pimientos, así como especias a base de pimienta. como pimentón y cayena. Aunque es perfectamente agradable para muchos, algunas personas, son muy sensibles a los alcaloides (o compuestos tóxicos) de estas plantas y pueden experimentar dolor en las articulaciones después de consumirlas.

 

Para envío de información escribir a: redaccion@mujerdelsur.cl

También te puede interesar:

Dejar una respuesta

Por favor escriba su comentario
Por favor introduzca su nombre aquí