“Desde niña supe que quería ser cantante. Tenía esa claridad. No era una niña prodigio para nada. Siento que el verdadero don es tener la certeza de buscar un camino. Tener claridad de lo que uno debe ser. Habitar ese lugar que te va a hacer inevitablemente muy capaz en el ámbito que te gusta. Es lo que me ha pasado a mí. He querido tanto cantar, que de tanto hacerlo desarrollé este talento con el tiempo”.

Las mujeres de su casa, su madre y su abuela, fueron intensamente amantes de la música. Akacia creció entre boleros, valses peruanos, tangos, corridos, rancheras, baladas y música pop ¿Cómo no soñar con cantar? Hoy no solo lo hace, además es una intérprete multifacética, compositora de espíritu profundo y folklorista comprometida con la cueca.

“Soy compositora, es lo que más hago”, dice Akacia con calidez y sinceridad. Describirse como artista le resulta un concepto largo de explicar, así es de polifacética. “Soy intérprete, aprendí a hacer covers y a tocar guitarra para cantar. Después hice las cosas mi manera y empecé a componer”. Se considera folklorista, compositora de cueca, pero también escribe y canta música electrónica. Ella define su voz, su música y su mensaje como un compendio de “todo lo que me tocó por mi vida, por mi lugar”. Y aunque le apasiona presentarse en vivo y hacer de la cercanía una fiesta, desde 2019 asumió las plataformas digitales como un medio ideal para llegar a la gente.

Akacia por supuesto es un nombre artístico. A Jennifer le encanta y lo usa como sello personal y rostro social. “Yo nací y crecí en Santiago, cerquita de la población La Victoria. Estuve ahí como hasta los 20 años. Aprendí el folklore urbano y luego me puse a viajar hasta que llegué a Pucón. No me he podido mover más aunque soy súper viajera. Pero es que el lugar mismo te da la oportunidad de estar en muchos paraísos diferentes. Además, aquí tengo una tribu, una manada. No solo porque tengo hijos, sino porque encontré una red hermosa de comunidad”.

“Yo no tengo una súper productora. Con lo que cuento es con redes, con amigos, con gente que me quiere apoyar. He dado conciertos en lugares pequeños y he podido guardar algunos audios. Eso me tiene muy contenta porque quiero lanzar un disco en vivo”.

Cantora de cueca urbana

A los 19 años Akacia entró al folklore de lleno. Empezó a aprender sobre composición, estudió las estructuras y las medidas matemáticas de la música tradicional. Fue haciendo del canto su oficio, el centro de sus ocupaciones e, incluso, su modo de sustento. “Yo cantaba en el barrio y en cualquier lugar, en las micros en Santiago, en serenatas. Fui haciendo un repertorio, tocaba mucho a pedido, con los años aprendí muchos estilos. Pero lo mejor fue cuando decidí componer”, recuerda.

En 2020 Akacia conoció al productor William Lockton junto a quien lanzó hace unos meses el tema de música electrónica “Yo soy…Voy”, bajo el Sello Sonic Alchemy. Una canción donde destaca su registro vocal y un mensaje de independencia y alcance.

Y desde antes, desde el año 2019, produce su música orgánica junto al productor Adrián Rojas, bajo el Sello de raíz folklórica Voces Newen. Hace unas semanas subieron a Spotify una pata de cueca que compone el álbum “Cuecas hechiceras Mallolafken”. Son tres piezas dedicadas a su entorno cercano y personal. La primera es un poema para el Mallolafken, nombre ancestral del lago Villarrica en La Araucanía. Las líneas de esta canción son un canto que invita a bailar e imaginarse las orillas y el paisaje. La letra dice: “Fui cantando con sonrisa -el bosque de boldo, la poza, el volcán- patos nadando aquí en las praderas del lago Mallolafken”. Las palmas y el ritmo caracterizan su pata de cueca, y por encima, el contenido es profundamente emocional.

«Lo que siempre me gustó es cantar para la gente en vivo, «estar». Pero si no grabo la gente no tendrá la oportunidad de escucharlo. Entonces, estoy abriendo este puente”.

Los proyectos ahora se multiplican. “Tengo dos temas listos para lanzar. Uno que es más folklórico, una tonada, y otro que es más electrónico, que igual ya está sonando en youtube, pero vamos a hacer el lanzamiento del videoclip en todas las plataformas. Vamos moviendo”.

“Cuando son mis temas es más fácil cantar porque estoy interpretándome a mí misma. Al principio era muy difícil porque en el fondo es como desnudarte. Pero ya me resulta fácil interpretar lo que quiero decir en cualquier ritmo, porque además me encanta bailar. Entonces siempre puedo estar moviendo la energía. Cuando son interpretaciones de otros cantantes siento que es como hacer un teatro. Si voy a cantar una canción de la Chavela Vargas o de Violeta Parra seré un personaje. Para mí es algo natural, siento la canción, habito el lugar de la canción”.

Canto con contenido vibrante

Cada interpretación de Akacia tiene el influjo de una intensión: crear emociones movilizadoras. “Tengo mi propio credo. Sé que nosotros creamos a través del pensamiento, de la palabra y de la acción. Entonces mi intensión al componer es que cuando las personas escuchen la pieza puedan vibrar más alto”.

El arte de crear la equilibra a ella misma, en primer lugar. “Hace dos semanas lancé un tema que es de desamor, la Cueca pal negro embustero. Pero te juro que yo la canto ahora con tanto desapego de la emoción inicial, que realmente no siento dolor. Sin embargo, es una canción terrible. Ahora la puedo cantar desde el arte y no desde el sentimiento. Eso ocurre porque cuando compongo trato de llevar un sentimiento o una situación que está en la oscuridad, hacia un lugar luminoso. Las situaciones, los momentos y las creencias por las que uno apuesta tienen una luz y una oscuridad. Y si estoy diciendo esto me duele, también estoy diciendo tomo una decisión y me alejo”.

Como para muchas personas, el año 2020 representó para Akacia un período de cambios y sorpresas, a partir principalmente de los protocolos de distanciamiento físico y restricciones de movilización. “Realmente yo siento que he cumplido mi sueño. Porque en el 2020 sentí como que Oh soy la persona que quise ser cuando era niña. Ahora me siento como que tengo que volver a soñar con qué quiero para mí. Y el camino parece indicarme que debo crear contenido de video, mostrar lo que me encanta hacer”.

Y en efecto ha comenzado a ser así. Para conocer más sobre el trabajo de Akacia en torno a su proyecto de cueca urbana y folklórica, su vida artística y sus trabajos, sigue sus redes en Instagram en el perfil @akaciamusica o escribe a su correo: akaciadreamteam@gmail.com Puedes escuchar en este link su música folklórica y en este su música alternativa.

Para envío de información escribe a: redaccion@mujerdelsur.cl

También te puede interesar:

Deja un comentario